Aisleen, la pequeña youtuber que expone la tragedia del gusano descortezador

Compartir

Tiene poco más de un año que la primera alerta sobre el gusano descortezador fue emitida por pobladores de las comunidades indígenas al pie del Matlalcuéyetl. Hoy, con más de mil hectáreas afectadas, Aisleen, de tan solo nueve años de edad, tuvo la iniciativa de crear un video, junto con su padre, para exponer la tragedia de la plaga.

Mediante un video de YouTube, ella recorre el bosque para hacer entrevistas a trabajadores que realizan las labores de saneamiento de los árboles afectados por el escarabajo descortezador, además explica cómo esto ha afectado los miembros de su comunidad y al propio ecosistema en sí.

En su recorrido a través de los árboles de color marrón –signos que identifican a un árbol afectado por la plaga-, así como en los troncos que yacen talados, ella explica cómo el escarabajo descortezador se introduce debajo de la corteza del árbol para alimentarse de la sabia y provocar posteriormente su muerte.

Asimismo, expone que otra plaga, la del barrenador, inutiliza la madera afectada al crear “túneles” dentro de esta, lo que provoca que tanto el trabajo de saneamiento como el de la venta de la madera para su aprovechamiento se vean estropeados.

“Como podemos ver, esto es una catástrofe. Estamos viviendo la pandemia del coronavirus y para más, la plaga de los árboles. Como mencioné, es un gusano descortezador, pero se investiga y se descubre un arma fatal, el barrenador. Es muy malo, ya que ese hace túneles en la madera y eso provocará que no podamos utilizar nada.

Estas plagas se deben al cambio climático, ya que casi no llueve y en época de calor es cuando más se expande. A mi manera de pensar, esto cambiará cómo nosotros vivimos”.

>>>  Inicia Coparmex obtención de apoyo popular a la Iniciativa Ciudadana #Reforma102

Pero ¿Quién es Aisleen y porqué le preocupa tanto la tragedia del gusano descortezador?

Aisleen Meléndez es una joven habitante de la comunidad de Tlalcuapan, en el municipio de Chiautempan. Como la mayoría de sus habitantes, ella posee raíces indígenas y una importante conexión con el entorno que la rodea, principalmente el bosque, la naturaleza y los animales.

Desde muy pequeña mostró una particular facilidad para hablar como si a un público se dirigiese, misma cualidad que su padre vio desde el primer momento y quién decidió grabar esos pequeños momentos de espontaneidad. Con el tiempo, ambos decidirían crear videos más elaborados.

Así, con un primer canal de YouTube a su nombre, Aisleen había comenzado a subir videos con contenido principalmente de juego y bromas, aunque debido a que algunas de ellas eran en apariencia inapropiadas –como beber agua de un escusado- la plataforma canceló su primera cuenta.

Sin embargo, y sin la oportunidad de subir una explicación de sus videos –como de que el agua que bebió del excusado no era más que un truco con una tina de agua-, ella no se desanimó y volvió a abrir otro canal procurando esta vez ser más cuidadosa con su contenido.

“Desde chiquita soy muy buena diciendo poesías, entonces mi papá me comenzó a grabar, pero mi canal se eliminó. Después yo y mis primas jugábamos a hacer videos y un día mi prima me dijo ¿por qué no hacemos un video y este sí lo subimos a YouTube? y gracias a ella estoy aquí”.

El sueño de Aisleen de ser youtuber

Tras un año de haber comenzado a encaminarse en el mundo de las redes, Aisleen contó, en entrevista a Cámara Oscura, que se vio inspirada para hacer videos por el trabajo de youtubers como Gibi o celebridades como Selena Gómez, pero también siente pasión por el periodismo y todo lo que ello representa.

>>>  Entregan constancias de capacitación a servidores turísticos en la capital

Su padre, Lorenzo Meléndez, por otro lado, había inmigrado a los Estados Unidos y pudo montar un negocio de fotografía y videografía. Sus primeros hijos nacieron en el país vecino del norte, siendo Aisleen la única de en nacer en México.

Debido a dicho trabajo, ella pudo realizar sus primeros videos y desde entonces, ella y su padre –así como un tío que les ayuda con la edición de los videos- han sido inseparables y los contenidos los crean juntos; él como su camarógrafo y ella como la figura principal.

En este sentido, pese a que su intención principal era solo jugar, dado a la creciente problemática del gusano descortezador, Aisleen y su padre decidieron hacer un video con la finalidad de crear exponer y crear conciencia de la gravedad de la plaga.

Del mismo modo, tras el primer video titulado “la tragedia de Tlalcuapan” –que les llevó dos semanas realizarlo-, decidieron hacer otro video, esta vez con la intención de cuestionar los pocos avances del gobierno.

“Estamos trabajando uno –video- que son las ‘dos plagas’, la primera son el barrenador y la segunda es el gobierno porque no está haciendo nada”.

Con respecto a la pandemia por coronavirus y a cómo se desenvuelve como estudiante, comentó que, si bien cuenta con las herramientas y lleva buen promedio en la escuela, no suele entenderles a las clases en línea, a veces los profesores no disponen del tiempo de aclarar todas las dudas y que incluso, algunos apenas sí se saben su nombre.

Entre sus hobbies, se encuentra el de ver videos, leer y ver la televisión, ayudar a su papá a mantener el huerto de su casa, alimentar a los borregos y gallinas, así como peinar a su perrita llamada Macarena.

>>>  Gana tlaxcalteca Miguel Ángel Capilla oro en Campeonato Nacional de Boxeo

Un llamado al gobierno

Lorenzo Meléndez, padre de la pequeña Aisleen, comentó que lo que más le sorprendió de su hija fue su facilidad para cuestionar su entorno y el actuar incongruente de los adultos respecto a los temas que se supondría deberían entender.

De esa forma, ella como habitante de Tlalcuapan, acoge la labor de exponer su preocupación y cuestionar el actuar lento de las autoridades, a quienes exhorta a velar y actuar en favor del patrimonio que se les va a dejar a las futuras generaciones.

En su video, ella exhorta: “Señores autoridades, gobierno, ecología, o quién corresponda. ¡Tóquese el corazón! ¡Proteja la naturaleza que queda y los animales! Dejen una buena enseñanza a nosotros los niños. Siembren un patrimonio ¡Ya es momento de actuar!”.

Texto: Melisa Ortega

Fotos: Alex Camargo

Compartir