Circo de calle

Marco y Alan son dos jóvenes originarios de Tetla que se dedican al Circo de Calle en los cruceros y semáforos de ciudades como Apizaco y Tlaxcala, con la finalidad de que, mediante su acto, puedan ganarse unas monedas.

Su acto principal, el que han forjado bajo su reciente colectivo “Kuakualli”, consiste en intercambiar las clavas al mismo tiempo que mantienen el equilibrio sobre sus respectivos monociclos.

Después, ellos se toman de las manos y dan una serie de vueltas de “carrusel” para finalizar su acto mediante una reverencia al público efímero que solo espera a que el semáforo se ponga de color verde para continuar su viaje.

Aunque algunos de los automovilistas suelen ser amables, la mayoría de ellos, en especial policías, no siempre tiene la paciencia para ser considerables con el trabajo circense callejero.

Pese a ello, Marco y Alan afirman ya haberse acostumbrado a estas situaciones, pues principalmente conocen el riesgo que representa actuar en la calle, que es un lugar que no le pertenece a nadie y que, por lo tanto, no siempre se puede reclamar por el derecho a buscar una forma de ganarse la vida.

Aun así, ellos no desperdician el tiempo para realizar otro tipo de actos como la ilusión óptica con la “esfera” y girar un plato mientras realizan malabares.

En cuanto a su colectivo, pese a dedicarse al circo de calle desde hace cuatro años y tener poco más de un año con ese show, Kuakualli es un colectivo reciente que está conformado por otros artistas circenses tlaxcaltecas que buscan forjar una trayectoria sólida, con la finalidad de, con ello, puedan ser acreedores de becas que los ayuden a crecer, tanto en integrantes como en la calidad de sus shows.

Texto: Melisa Ortega

>>>  Necesaria la comparecencia del Secretario de Seguridad Pública: Cambrón

Fotos: Noemi López / Melisa Ortega