El oficio del bolero

Compartir

Cuando se habla de un bolero, no se refiere a aquellas populares odas cursis de origen cubano, sino de aquellos personajes cuyo oficio es preocuparse por el bienestar y la apariencia de tus zapatos.

Esos personajes que tienen sus puestecitos en los parques o esquinas estratégicas para atrapar, cual arañas, a los trabajadores de oficina que se preocupan por estar presentables, y que además son conocidos y conocen a personalidades con diferentes cargos públicos; o de aquellos que andan a pie, cargando una caja de madera con un asa diseñada para recargar el pie, así como un banquito que usan para poder sentarse y alcanzar la mínima altura requerida para pulir el calzado.

Si algún día reflexionas sobre el oficio de los boleros, recuerda que ellos son el ejemplo ambulante literal de la diferencia que existe entre clases sociales. Trabajando en puestos o a pie, ellos siempre van a estar a la altura de tus pies.

El oficio del bolero es considerado uno en peligro de extinción, pues hoy en día los productos de limpieza que se venden en tiendas o supermercados pueden ser adquiridos por cualquiera que quiera asear sus zapatos en casa.

Este oficio surgió en Inglaterra a principios del siglo XX, con la creciente popularidad del calzado de cuero y la introducción del betún industrial, así mismo, tuvo su introducción en México durante la década de los 40.

Sin embargo, la creciente industrialización y el mercado de los zapatos sintéticos, como los tenis, han disminuido drásticamente el uso del calzado de cuero, lo que ha contribuido a la disminución de personas que requieren de darle una boleada a sus zapatos, mismo que comenzó desde la década de los 80.

>>>  Reportan dependencias saldo blanco por celebración del Día de Muertos

Otra causa puede ser que los mismos horarios de oficina provocan que la gente se tome menos tiempo para dedicarle un poco amor a sus zapatos. Lo cierto es que cada vez hay menos boleros, o aseadores de calzado, así como también hay menos clientes que requieren de su servicio. Si tienes la oportunidad de apoyar a un aseador de calzado, la persona que te atienda seguramente te recibirá con un buen trato y montón de historias interesantes derivadas de su oficio. Ellos llegan a cobrar de 20 a 25 pesos. #ApoyaLoLocal

Mel-Atl

Compartir