La Plaza de las Artes de Tlaxcala. Necesario y urgente espacio para los creadores tlaxcaltecas

La creación de una Plaza de las Artes convive con la ciudad de Tlaxcala y con las necesidades de comercialización. En ella deben tenerse espacios para que los artesanos expongan y vendan sus productos.

Armando Díaz De la Mora

Las circunstancias actuales ofrecen retos a la difusión cultural y en particular a la comercialización del trabajo de los creadores en todas las disciplinas, por otra parte, se requiere crear elementos de atracción turística. Ambos elementos van de la mano a nivel local y sobre todo fuera del Estado.

En ese sentido es necesario invertir en un proyecto de largo plazo que integre la infraestructura que permita la exposición al turismo local, nacional e internacional de las manifestaciones artísticas tlaxcaltecas.

Tenemos un inmueble, el ex convento franciscano, inscrito en la lista de patrimonio que obliga a cumplir con lineamientos muy específicos, pero que pueden conciliarse con la difusión y promoción de nuestros artistas.

Así, la creación de una Plaza de las Artes convive con la ciudad de Tlaxcala y con las necesidades de comercialización. En ella deben tenerse espacios para que los artesanos expongan y vendan sus productos (no hay espacio para enlistar tanto que tenemos); los artistas plásticos y visuales una espacio de exposición y venta de sus obras; los escritores, un local para venta de sus libros, pero además un espacio para presentación de novedades editoriales, lectura de atril entre otras actividades.

Muchas entidades del país tienen islas en las cadenas de librerías nacionales en sus ciudades para fomentar el conocimiento y venta de sus escritores; un teatro para que las compañías locales de manera permanente presenten sus puestas en escena; en el mismo sitio, los músicos y grupos de coros también tengan un programa anual de recitales y conciertos (que además seguimos siendo uno de los 3 estados sin orquesta sinfónica); las compañías titiriteras tengan funciones permanentemente si nos creemos tierras de títeres; los creadores de cinematografía presenten documentales, cortometrajes y largometrajes; espacio que incluya a ballet y danza en su programación. En fin, espero no dejar a nadie afuera.

>>>  Salud, seguridad, trata de personas y feminicidios, temas del primer debate a la gobernatura

Se requiere invertir, pero sin duda, se genera ingresos para la entidad al atraer visitantes que tendrán opciones para venir a Tlaxcala. La ciudad capital tiene opciones que pueden valorarse dentro de un proyecto amplio que integre las necesidades y la oferta.

Por una parte, el espacio que deja el Hospital General me parece una buena opción.

Otro sitio que puede articularse es el conjunto donde están la Secretaría del Bienestar y la Secretaría de Infraestructura, Comunicaciones y Transportes, que bien se les puede reubicar a la plaza vacía junto al estadio de futbol. Por supuesto, esto lo considero al tener la creencia conforme al decreto del Congreso local que sigue siendo una propiedad gubernamental.

Y dentro de este proyecto integrador, considerar abrir en la Planta Baja del Palacio de Gobierno un museo de historia en contexto con los murales, que incrementaría el concepto cultural del primer cuadro, concordante con el conjunto conventual.

El museo de la memoria dejaría su espacio al museo de la radio y la fonoteca estatal.

Incluyendo la histórica alhóndiga para un área de cultura que bien podría sr una pinacoteca exclusiva para artistas tlaxcaltecas.

Las dependencias que ahora ocupan este espacio tienen el edificio que deja el hospital o la plaza vacía junto al estadio, por poner algún ejemplo. Seguramente hay otras posibilidades.

Y retomar el establecimiento de la Rotonda de las Personas Ilustres para fortalecer nuestro sentido de identidad y pertenencia con el orgullo de estos personajes.

Y el huehuedrómo para no asfixiar la ciudad de Tlaxcala y tener un espacio para público sentado.

No es una receta mágica. No es la única razón. No son las únicas posibilidades.

>>>  Visita Gobernadora la "Ciudad de los Niños" del SEDIF

Pero si, lo creo firmemente, es momento de fortalecer la difusión y promoción de nuestros artistas, de nuestra identidad, de nuestro patrimonio.

Concluyo señalando que la mayor parte de este material lo publiqué en agosto de 2016, octubre de 2017 y abril de este año.