Posponen huelga de hambre ex policías acreditables

Tlaxcala. 5 de noviembre, 2018.

Dos ex policías acreditables se declararon en huelga frente a Palacio de Gobierno, esto debido a que exigen que el Gobierno Estatal, cumpla una recomendación emitida por la Comisión Estatal de Derechos Humanos de Tlaxcala (CEDHT) para resarcir los daños y que se reestablezcan sus empleos.

Y es que, durante la administración pasada, se les acusó por el delito de secuestro exprés del cual, al no haber encontrado pruebas, fueron posteriormente exonerados, aunque aseguran que la Plataforma México aún los tiene como “procesados”, lo que les ha dificultado encontrar trabajo algún trabajo.

Su petición era ser escuchados por Aarón Pérez Carro, Secretario de Gobierno, con quién ya se habían reunido anteriormente pero de quien no obtuvieron una respuesta satisfactoria, por lo que se disponían a instalar su casa de campaña y a ingerir solamente líquidos para ver si así obtenían una respuesta favorable.  

Las ex policías, Patricia Aguilar Hernández y Gema Clara Badillo, expusieron que, al haber quedado “boletinados” por el delito de secuestro, les ha sido imposible encontrar trabajo en alguna dependencia o establecimiento, debido a que  ya es obligatorio el uso de la carta de antecedentes no penales para solicitar trabajo.

Ellas acusan que no solamente fueron acusados por el delito de secuestro, junto con otros 5 compañeros, sino que además fueron víctimas de tortura y que los funcionarios que se encargaron de su caso siguen trabajando. Además explicaron que no sólo se trata de cuestiones de trabajo, sino que también, hay casos de desintegración familiar.

Después de haberse instalado, las ex policías se entrevistaron con Joaquín Flores Nohpal, director de Gobernación de la Segob, así como el director de Atención a Víctimas, quienes les pidieron esperar hasta el día viernes para darles un resolutivo.

>>>  Jornada conmemorativa al Día Mundial Sin Tabaco realizará SESA

Ellas indicaron que de no ser claro el resolutivo, el lunes se plantarán de nuevo, pues ya están cansadas de que no se les de la atención debida.