Tlaxcala, un estado con atraso en cuanto a garantizar derechos de las mujeres: Atziri Ávila

Compartir

Melisa Ortega. Tlaxcala, Tlax. A 6 de octubre de 2020.

“Tlaxcala es uno de los estados con mayor atraso en cuanto a la garantía de los derechos de las mujeres”, además de los que generan mayor preocupación ante la violencia feminicida, delitos de género como violencia, desaparición y trata de personas.

Lo anterior fue explicado por Atziri Ávila, del Observatorio Ciudadano Nacional del Feminicidio (OCNF), durante la conferencia virtual “El estado de Tlaxcala debe garantizar los derechos de las mujeres”.

En esta conferencia, tres mujeres representantes de colectivos y organizaciones, expusieron el alarmante incremento de los feminicidios a nivel nacional y local, con cifras que se han mantenido en aumento a lo largo de esta década, pero que, sin embargo, en el caso de Tlaxcala, la mayoría de ellos no queda tipificado como feminicidio.

Y es que, en Tlaxcala, tan sólo en lo que va de éste año 2020, han sido asesinadas 51 mujeres y niñas, de los cuales solo 8 casos se han investigados como feminicidios, lo que indica un problema en cuanto como se manejan las políticas públicas de prevención de este delito.

“Esto hace plantearnos la pregunta ¿es Tlaxcala un estado donde no hay feminicidios o es un estado donde no está acreditado el delito?”, cuestionó María de la Luz Estrada, coordinadora de Derechos Humanos del OCNF.

Por ello detalló que, si bien en el año 2012 se tipificó el feminicidio como tipo penal autónomo, las diferentes reformas que se han realizado no han ayudado a mejorar la acreditación del delito como feminicidio.

Conminó a los legisladores a “no modificar por modificar”, puesto que se han realizado estudios y propuestas para enriquecer y mejorar la acreditación del delito como feminicidio que deberían ser tomados en cuenta para garantizar el derecho a la justicia.

>>>  ITC inició registro para apoyos del carnaval 500 años Tlaxcala 2019
Foto: Web

En contexto, Edith Méndez, del Colectivo Mujer y Utopía, concordó que dichas acciones siguen sin favorecer el acceso a la justicia, además de que también, en el transcurso de este 2020, ellas han documentado 21 casos con características de feminicidio, de los cuales las autoridades no han querido realizar investigaciones.

No obstante, remarcó que los feminicidios no son solo motivo de alarma, sino que también lo es la tentativa de feminicidio, puesto que en este periodo de pandemia la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) registró 64 casos, de los cuales la mayoría fueron constatados por el colectivo.

Además, denunció la falta de efectividad en los protocolos de búsqueda, puesto que existen casos donde estos se activan tras 72 días de la desaparición de una mujer y cuyos restos son hallados meses después con signos de violencia.

Por último, Miriam Pascual de Yureni A.C. recordó los casos de desaparición de niñas y mujeres jóvenes, como el emblemático caso de Karla Romero Tezmol, de los cuales no sólo las autoridades no localizan, con vida o sin vida, a las jóvenes, sino que además no realizan una investigación más a fondo.

Así mismo, reiteró que la existencia del Protocolo Ámbar y Alerta Amber no garantizan la seguridad de las mujeres, jóvenes y niñas que son desaparecidas, puesto que las autoridades no reconocen el riesgo en el que se pueden encuentrar.

Detalló que un común denominador que rige las desapariciones de hombres y mujeres menores de 18 años, el 80 por ciento desaparecen entre los 13 y 17 años de edad, pero de este grupo el 62 por ciento son niñas, lo que significa que la política pública debe ser integral y representar los intereses de las víctimas.

>>>  Se llevará Muestra de Teatro a grupos vulnerables

Aunado a las desapariciones, también se encontró que los estados de Veracruz, Puebla, Estado de México y Tlaxcala poseen un rasgo vinculado a la desaparición de mujeres y niñas con fines de explotación sexual.

Lo que indica que no solo son los feminicidios, sino no que además la trata de personas son los temas que más deben ser evaluados e investigados por las autoridades, para garantizar la justicia, así como garantizar sus derechos a vivir una vida plena.

Compartir