#ApoyaLoLocal Ulama, el juego de pelota ancestral en Tlaxcala

Compartir
Jugador de Ulama golpeando la pelota en el aire
Jugador de Ulama golpeando la pelota en el aire

El pasado lunes 19 de marzo, se llevó a cabo la disputa entre equipos de Ulama en la Gran Final del Torneo de Juego de Pelota Mesoamericano en la Cumbre Tajín 2018, del cual Tlaxcala se coronó campeón después vencer a Puebla.

Los 14 integrantes del equipo Yaocoyotl de Apizaco fueron quienes representaron a Tlaxcala en dicho torneo; este equipo tiene un año y medio de haberse formado, por lo que cada vez tienen más reconocimiento, llegando a ser considerados como el cuarto mejor equipo a nivel nacional, después de Tabasco, Sonora y Yucatán respectivamente.

Jugador de Ulama golpeando la pelota desde abajo
Jugador de Ulama golpeando la pelota desde abajo

El Ulama no es como cualquier juego, como ya se ha mencionado es un deporte ancestral que tiene casi 500 años que no se jugaba y que fue retomado hace apenas unos 30 años. Posee diferentes modalidades y cada una de ellas se juega con diferentes partes del cuerpo como la modalidad de cadera, la de antebrazo y de mazo.

Jugadora de Ulama recibiendo la pelota
Jugadora de Ulama recibiendo la pelota

La edad no importa, puede jugar cualquier persona; puede haber desde niños de 8 años hasta personas adultas. Lo importante de este juego es el grado de complejidad con respecto a la coordinación motriz y la condición física.

El equipo Yaocoyotl –que significa “guerrero coyote” en náhuatl – practica la modalidad de cadera y cuenta con dos ramas, varonil y femenil; su sede se encuentra en Apizaco, aunque suelen entrenar en una cancha que está a un costado de la presidencia municipal de Tetla, además de entrenar en un campo de juego que está a un costado de Ciudad Judicial.

Quienes coordinan este deporte en el estado y hacen todo lo posible porque se vuelva más común y cada vez más gente se interese por practicarlo son Ricardo Hernández Olmos, entrenador de Ulama e Iván Yerena, entrenador y presidente de la Asociación de Juego de Pelota Mesoamericana del Estado de Tlaxcala (Ajupeme).

Este juego se ha expandido en casi toda la República y es organizado por un pequeño grupo de personas, como por ejemplo José Lizárraga Covarrubias, quien es el entrenador a nivel nacional, y que a su vez elabora las pelotas y coordina a los entrenadores estatales cada cierto tiempo, además de Armando Osorio Uscanga, dirigente Nacional  del Proyecto de Juego de Pelota Mesoamericano.

Ulama de cadera y como se juega

Existen diferentes variantes en este juego que fue implementado por los Olmecas y después retomado por los Mexicas como “Ullamaliztli” o actualmente conocido como Ulama, y por los Mayas, que lo nombraron como Pok-Ta-Pok.

La pelota está elaborada de forma artesanal con hule extraído del árbol del hule. Su composición es gomosa, de textura suave y de color gris oscuro. Tiene un peso variado, para entrenamiento el peso de la pelota puede ser de hasta 2 kilos; para el juego en la rama varonil llega a pesar hasta 4 kilos y para la rama femenil de 2 a 4 kilos.

Este deporte antiguamente resultaba en jugadores heridos de muerte por el mismo sacrificio físico que los jugadores debían hacer para poder darle a la pelota y la fuerza con la que era golpeada, por lo que se implementaron algunas medidas de protección para los jugadores que aun hoy se siguen usando.

La vestimenta de los jugadores consta de tres piezas, el “maztlatl” que en náhuatl significa “calzón”,  aunque se usa como adorno más que como ropa interior;  el calzón es rodeado por una denominada “bota” que son fajas elaboradas de mezclilla o cuero con forma de mandil redondo.

Por último los jugadores usan como protección el “chimale” o “chimalli”, que es una faja hecha de cuero de venado que rodea la zona del muslo, esta debe de estar bien ajustado para amortiguar el golpe de la pelota a la hora de arrastrarse; además como refuerzo adicional usan una faja que rodea la cadera para recibir el impacto de la pelota.

Hay que acotar que, algunos jugadores originarios de Sonora, son de los más fuertes, por lo mismo, no pueden jugar con otros jugadores de un nivel más bajo, pues por la misma fuerza que poseen podrían “destruir viseras o romper huesos”, como relata Yerena.

Los jugadores juegan en un campo denominado taste o “Tlachtli”, que en náhuatl significa “patio”, éste generalmente mide de 50 metros de largo por 4 metros de ancho. El campo es dividido por una línea denominada “analco”, que significa “al otro lado del río”.

Un dato curioso es que  también cabe señalar que al campo de juego también se le conoce como Tlachco o Tlaxco, que proviene de las denominaciones en náhuatl “Tlachtli” que significa “juego de pelota” y “co” que significa “lugar”; por lo que el municipio de Tlaxco significa “lugar de juego de pelota”.

Iván Yerena mencionó la justificación histórica que hace referencia a Tlaxco, donde la zona de la laguna en una hacienda existen vestigios arqueológicos cubierto por maleza que no han sido explorados por el INAH. Refirió que una revista de arqueología reconoce a esta zona como la cancha de juego de pelota más grande del altiplano central, que coincide con la ruta del Golfo hacia la gran Tenochtitlán que era usado como paso para el comercio.

La habilidad del jugador para golpear la pelota desde el aire
La habilidad del jugador para golpear la pelota desde el aire

Para la modalidad de cadera – que es la que se juega en Tlaxcala – se cuenta con dos tiempos de 20 minutos y se juega únicamente usando esa parte del cuerpo, que se considera desde el hueso hasta 4 dedos arriba de la rodilla.

En el taste juegan 5 jugadores por equipo y los puntajes se dan por resta en lugar de acumulación. El objetivo es alcanzar el extremo del taste del oponente, llegar a su línea de meta equivale a 3 puntos para el equipo invasor. Si se golpea la pelota con un extremo del cuerpo que no sea la cadera equivale a un punto, si se sientan sobre la pelota también equivale a un punto. Si la pelota se golpea y sale del analco hacia otro lado se le considera una amonestación que equivale a un punto.

Se le conoce “bajar” a la técnica de hacer que el cuerpo caiga de forma coordinada, sostenido por un solo brazo, y golpear la pelota con la cadera cuando rueda por el suelo. Principalmente se golpea a la pelota cuando es lanzada por el aire o por el suelo.

La pintura como elemento distintivo
La pintura como elemento distintivo

Otro elemento importante para la vestimenta, es la pintura corporal, pues no sólo sirve como signo distintivo, sino que también conlleva un significado especial. En el caso del equipo varonil de Yaocoyotl, las figuras que los distinguen son las del símbolo del maíz, por el origen etimológico de Tlaxcala, además de unas espirales que representan trascendencia.

Los símbolos del maíz y la espiral
Los símbolos del maíz y la espiral

Se podría hacer referencia al juego de pelota con aro, pero Iván Yerena explicó que es realmente complejo, sí lo han llegado a hacer, pero es muy complicado hacer que la pelota pase por el aro, ya que éste juego es más que de exhibición que un deporte competitivo.

Un poco de historia

El juego de pelota mesoamericano fue un ritual realizado por nuestros antepasados en la época precolombina, incluso se cree que se juagaba mucho antes de que se establecieran los primeros juegos olímpicos en Grecia, por lo que este juego por equipo es considerado como el más antiguo del mundo.

Este juego tiene un origen que remonta hacia los 3 mil años de antigüedad, además de que se han encontrado hasta mil 500 canchas en toda la zona que comprende Mesoamérica. Los vestigios muestran signos de su presencia desde Arizona hasta Paraguay.

Ulama de cadera
Ulama de cadera

Aunque la razón de la práctica de éste juego se ha perdido en el tiempo, la versión más aceptada y la que se encuentra implícita en los códices es la ceremonia ritual, donde se sacrificaba al mejor jugador del equipo perdedor como ofrenda a los dioses.

En los relatos encontrados en el Popol Vuh se hace referencia a dos hermanos, Hunanpú e Ixbalanqué, que representaban el lado luminoso del cosmos, quienes tuvieron que enfrentarse a seres oscuros, seres del inframundo. Tuvieron que demostrar su habilidad jugando con una pelota contra dichos seres. El juego representa la constante lucha entre ambas fuerzas, y la pelota el movimiento de los astros; finalmente ambos hermanos fueran sacrificados para dar origen al sol y la luna, por ello los mayas realizaban este juego para honrar dicha hazaña.

Jugadora lista para golpear la pelota desde abajo
Jugadora lista para golpear la pelota desde abajo

Debido a la brusquedad de esta práctica  el juego casi fue erradicado a la llegada de los españoles en el siglo XVI, lo consideraron como un ritual pagano y sangriento, por ende fue prohibido, aunque se relata que muchos pobladores emigraron a las zonas de Nayarit y Sinaloa, y debido a ello fue que se preservó hasta nuestros días.

“Todo aquello que no era semejante a su religión era del demonio, entonces el juego quedó prohibido y a la gente que se encontraba practicando este deporte eran castigados o eran tratados severamente”, dijo Osorio Uscanga en una entrevista a un medio nacional.

(Vía: Notimex)

Por ello decidieron prohibir dicha práctica y todos los Tlachtlis fueron desapareciendo, aunque el deporte se siguió practicando en las zonas ya mencionadas, el juego fue retomado y ha evolucionado hasta lo que hoy se conoce como Ulama. Este juego posee tres variantes; el ulama de brazo, de cadera y de mazo.

Las diferentes variantes de este deporte se practican de diferente forma dependiendo la región, el Ulama de brazo se practica en el norte de Sinaloa y consiste en golpear a la pelota con el antebrazo, que está protegido por una recubrimiento acolchado y cada equipo está compuesto por tres jugadores.

El Ulama de cadera y el sacrificio físico
El Ulama de cadera y el sacrificio físico

Mientras en la región del sur de juega el de cadera, en este los equipos pueden estar constituidos de cinco o más jugadores, además de que se mueve la pelota únicamente con la cadera, que comprende desde el hueso hasta tres dedos arriba de la rodilla.

Este deporte que se creía extinto ha regresado para quedarse, por ello, es importante  darle la seriedad necesaria, pues a pesar de que cuando se les invita a participar en un evento – que no está calendarizado a nivel nacional – de algún estado, el estado al que se visita tiene que pagarles su hospedaje, comida y traslado.

A pesar de que han recibido apoyo por parte del municipio de Apizaco, se busca también consolidar un equipo en Tetla, que posee una historicidad interesante, además de que se pretende seguir recorriendo municipios para que cada vez más gente conozca y apoye este deporte, que ha sido considerado como un orgullo nacional y además un orgullo indígena, porque el Ulama es la muestra viviente de la perseverancia hacia las costumbres indígenas más importantes de nuestro país.

Equipo de Ulama Yaocoyotl frente a la Basílica de Apizaco
Equipo de Ulama Yaocoyotl frente a la Basílica de Apizaco

Si estás interesado en practicar este deporte, en la fanpage de facebook Yaocoyotl Apizaco  puedes contactar directamente con ellos.

Texto y Fotos: Melisa Ortega

Compartir