Capilla abierta de Tizatlán, un tesoro arquitectónico

La capilla Abierta de Tizatlán, es un monumento arquitectónico posiblemente construido hacia finales de la década de los 30´s del siglo XVI, en cuyo interior aún se conservan pinturas murales que ayudaron en el proceso de evangelización.

Construida por los indígenas bajo las órdenes de los frailes franciscanos, se edifica sobre lo que fue la parte principal del palacio de Xicohténcatl; actualmente forma parte de la zona arqueológica de esta comunidad.

En su interior se pueden apreciar una serie de pinturas murales realizadas por los Tlacuilos en el que se plasman escenas importantes de la biblia, entre ellas el «Bautismo de Jesús en el Río Jordán”, «La Adoración de los Reyes”, «La Anunciación», así como «Alegoría Franciscana” y “Jesús en el Purgatorio”.

 Estos murales fueron rescatados por la antropóloga, Yolanda Ramos Galicia entre los años de 1982-1983, pues se encontraban bajo la capa de cal del edificio.

 También cuenta con un Arco toral, bellamente ornamentado con imágenes que remiten a la vida de San Esteban, de igual forma en el techo pueden observarse casetones decorados con querubines.

Sobre su construcción, el historiador Armando Díaz de la Mora, menciona que está capilla se clasifica dentro de las “capillas abiertas aisladas”, ya que conserva la ubicación tradicional de las capillas abiertas, es decir, se ubica al norte del templo, sin embargo ninguno de los tres templos ubicados en los otros señoríos (tlahtocáyotl) contaban con una capilla de este estilo, por tal razón se dice qué hay dos posibilidades, la primera, que haya sido contemporánea a la del convento de la ciudad de Tlaxcala y la segunda que se haya copiado antes de mediar el siglo.

>>>  “Brigadas del Bienestar Municipal” acercan servicios a las comunidades de Tlaxcala Capital

La razón de esto, es que coincide casi con exactitud con la descripción que Motolinía (Fray Toribio de Benavente) hace en la «Historia de los Indios de Nueva España» sobre la capilla del convento de la ciudad de Tlaxcala; la cual cuenta con dos coros altos a los lados, forma ochavada, altar central, y pintura mural; en tal caso probablemente Motolinía fue el constructor, de ser posterior a esta época posiblemente fue una copia, debido a que aún no había más conventos en Tlaxcala.

 Cabe mencionar que la capilla abierta del convento de Tlaxcala a la que hace referencia Motolinía, no es la capilla abierta que conocemos actualmente, la original fue inaugurada el 13 de abril del 1537 y actualmente corresponde a la capilla de la Tercera orden, ubicada al interior de la catedral de Nuestra señora de la Asunción, y donde se encuentra la primera pila bautismal en la que se llevó a cabo el bautismo de los cuatro señoríos, y donde también se encuentra el primer pulpito de la nueva España.

Existen documentos oficiales, de Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), del Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura (INBAL) y comunicados de prensa sobre la restauración de la capilla de la Tercera Orden; de igual forma el historiador Juan Buenaventura Zapata y Mendoza, confirma en 1687 el cambio de Capilla abierta a capilla de la Tercera Orden.

En el exterior de la capilla abierta de Tizatlán, se encuentra un monolito conocido con el nombre de” El tigre de Molinantla” por su carácter de guerrero, fue traído de una barranca situada entre los límites de Teotlalpan, donde se dice se encontró el primer asentamiento de lo que hoy es Tizatlán, según los datos del cronista Diego Muñoz Camargo.

>>>  Museo Regional de INAH Tlaxcala reinicia actividades

Referencias: Armando Díaz de la Mora.