Cascadas de Atlihuetzia, un paraje olvidado y contaminado

Compartir

Las cascadas de Atlihuetzia forman parte de un paisaje milenario ubicado dentro del área que comprende el corazón de la entidad, cuya belleza se ha visto afectada por la actividad humana e industrial.

Esculpidas por el río Zahuapan, estas cascadas de treinta metros de alto conforman un pequeño paraje poco visitado por la dificultad de su acceso, pero que, sin embargo, aun conserva ruinas de fábricas antiguas, un pequeño bosque y una laguna que se alimentan de las aguas de este río.

Ubicado a 11 kilómetros de Tlaxcala capital en la comunidad del mismo nombre, estas cascadas resguardan unas pinturas rupestres que datan de hace 14 mil años, aproximadamente. En lengua náhuatl, Atlihuetzia significa «lugar donde caen las aguas»

No obstante, para la mayoría de los visitantes acceder a la cascada no es el problema, sino el fétido aroma que desprenden las aguas que a su paso dejan una estela de espuma espesa, producto de los desechos residuales que vierten las ciudades, pueblos y comunidades, así como las fábricas que se encuentran a su paso.

Sin más fauna que la vegetación que ya se encontraba antes de la contaminación, así como la inexistencia de peces o aves que se sustenten de sus aguas; las cascadas se han convertido en un paraje oculto, visto solo por quienes han tenido la fortuna de visitar el hotel que se encuentra a su lado o por los propios pobladores que conviven allí.

Aunado a ello, estas cascadas han caído en el olvido, pues a su alrededor se acumula basura como botellas, pañales y otros residuos, así como las ruinas de construcciones inconclusas.

>>>  Aún no hay casos de coronavirus en México: Salud

En las imágenes se puede apreciar a las cascadas con un aumento considerable en el volumen del agua que desciende de las mismas a causa de las primeras lluvias del año.

Fotografías: Alex Camargo / Noemi López

Compartir