Familiares temen que el caso de Itzel, joven hallada muerta en Contla, quede impune

Compartir

Itzel desapreció y un día después su cuerpo fue hallado en un terreno baldío. Hoy en su velorio, lo padres denunciaron su temor a que la muerte de la joven quede impune, pues aseguran que el posible feminicida pagó hasta 200 mil pesos por su libertad condicional.

Esta mañana, los padres de Itzel Jazmín pidieron a las autoridades y al gobernador de Tlaxcala su intervención para garantizar justicia por el asesinato de su hija, pues temen que su presunto feminicida, Ramfery N, que se encuentra en calidad de detenido, quede en libertad.

-En el Sistema de Justicia Penal se favorece la presunción de inocencia hasta demostrar lo contario-.

A un costado del féretro de su hija, frente a medios de comunicación, los padres de Itzel señalaron que Ramfery N. pagó 200 mil pesos para lograr la libertad condicional, además de que el sujeto ha presumido tener los medios y los recursos, como abogado con familiares influyentes, para que no se le responsabilice por el feminicidio.

Con lágrimas en los ojos y un nudo en la garganta, señalaron que ellos, al igual que otros padres de familia, ahora sufren la perdida de su ser amado, sin embargo, agradecieron que el cuerpo de su hija fue encontrado, pues existen madres que viven con la incertidumbre y la angustia por desconocer el paradero de sus hijas, o si se encuentran si quiera con vida.

Por ello, pidieron a las autoridades y al gobernador su intervención para garantizar justicia por el feminicidio de Itzel, quién era estudiante y madre de una pequeña de cuatro años, así como asegurarse de que el responsable no quede impune.

>>>  Piden no criminalizar protestas de mujeres en Tlaxco

Los hechos

Se supo de Itzel Jazmín por última vez el viernes 28 de mayo, pues su madre había hablado con ella vía telefónica, donde la joven de 22 años de edad le había comentado que realizaría un trayecto desde el municipio de Benito Juárez hacia Huamantla, una rutina que solía hacer por ser los últimos trabajos de servicio social para terminar su carrera como enfermera.

Sin embargo, su cuerpo fue hallado el día sábado semi enterrado en un baldío de la comunidad de San Felipe Cuauhtenco, del municipio de Contla de Juan Cuamatzi. Según los reportes policiales, vecinos habían denunciado haber visto a un sujeto en lo que parecía al principio una labor de exhumación.

Con las labores correspondientes, se encontró que el cuerpo se hallaba con signos de tortura envuelto en unas cobijas, posteriormente se determinó que el cuerpo pertenencia a Itzel N., originaria del municipio de Chiautempan.  

Por otro lado, los familiares también aseguran que la responsabilidad de Ramfery N. no es única, pues según testimonios hay evidencia de que otras cuatro personas, tres hombres y una mujer, participaron en la tortura y posterior asesinato de Itzel.

Vía: Quadratín Tlaxcala, El Imparcial Tlaxcala

Compartir