Iztaxóchitl, Tlayólotl y la necesidad de aprender náhuatl.

Entrega de premio y reconocimiento a una de las niñas ganadoras.
Entrega de premio y reconocimiento a una de las niñas ganadoras.

En el Zoológico del Altiplano, cientos de personas se dieron cita el pasado 2 de septiembre para conocer los nombres de los leoncitos blancos, que fueron resultado del concurso que organizó el Gobierno del Estado, para nombrar a los cachorros de león blanco que nacieron en marzo pasado.

Iztaxóchitl y Tlayólotl son los nombres ganadores del concurso propuestos por las niñas Camila Irais Sampedro Cuatepotzo, de diez años, originaria de Acuitlapilco y Marisol Beltrán Castañeda, de once, originaria de Nanacamilpa.

Dichos nombres fueron seleccionados de más de 300 propuestas que llegaron de estados como Puebla, Hidalgo, México, Nuevo León, Sonora, Ciudad de México, así como uno de Francia y España.

Fueron cinco personas las encargadas de dictaminar los nombres que deberían llevar los dos leones blancos; las reglas principales para determinar el nombre ganador fueron las siguientes:

Nombres de origen náhuatl u otomí; que no repitieran los nombres de los padres o el hermano; que el primer registro fuera el  nombre ganador, pues varios niños participaron con el mismo nombre, que tuvieran entre seis y doce años de edad,  nacionalidad indistinta.

El Cronista

Sixto Ipatzi Pérez, cronista de Chiautempan
Sixto Ipatzi Pérez, cronista de Chiautempan

En una breve entrevista, Sixto Ipatzi Pérez, cronista de Chiautempan e integrante del jurado, explicó que llegaron sólo dos nombres en lengua otomí y que la mayoría fueron nombres en náhuatl, así como también hubo propuestas en griego y español.

Hay que señalar que para evitar que se cometiera el error de poner nombres incorrectos a los leoncitos, como el caso de Xonotli – que su verdadero nombre debería ser Iztatlaolli que significa “Maíz Blanco”-, el jurado tendría criterios más exigentes.

>>>  Atestigua gobernadora informe de procesos de asignación de plazas para maestras y maestros

Ver nota: El nombre del cachorro de león blanco, Xonotli, ¿significa maíz blanco? 

El león blanco Xonotli, en su etapa adolescente, con una melena que apensa está comenzando a crecer.
El león blanco Xonotli, en su etapa adolescente, con una melena que apensa está comenzando a crecer.

Esta vez, a pesar de que hubo nombres que sonaban “bonitos”, Ipazti comentó que, él al saber un “poco” de lengua náhuatl, tuvo que incidir en que se escogieran los nombres que tuvieran claro y correcto el significado, para hacer más sencilla su selección.

Aunado a que la mayoría del jurado calificador no sabían ni hablar la lengua náhuatl, el cronista insistió en que fueran nombres sencillos de interpretar como “Iztac” que significa blanco y “Xóchitl” que significa flor, Iztaxóchitl; así como “Yólotl” o “Yollotli” que significa corazón y “Tlalli” que significa Tierra,  Tlayólotl.

La importancia de saber náhuatl

El cronista expuso que es demasiado “complicado” aprender de manera profesional la lengua materna, pues no hay muchos que se dediquen a la enseñanza, mencionó que este tipo de eventos, en los que se piden nombres en la lengua materna, son una “buena motivación” para que la gente retome sus raíces culturales.

Siendo cronista, se incentivó a aprender la lengua materna de manera autónoma, también se ha apoyado del Icatlax en Chiautempan, con la asesoría de la lingüista Beatriz Cuautle Bautista, originaria de Contla, y que para retribuir con el conocimiento adquirido han implementado obras de teatro, conciertos de canto náhuatl, entre otros.

Resaltó lo difícil que resultó para él encontrar alguien que pudiera enseñarle náhuatl de manera certificada, además de que muchos prefieren estudiar la lengua en otros países que no tienen origen náhuatl.

“Que absurdo es que en otros países, algunos mexicanos que quieren aprender náhuatl, mejor se van a certificar a Estados Unidos, a España, Francia, a Polonia, que no tienen tanto que ver con nuestra lengua materna, y allá se van a certificar los que quieren estudiar náhuatl”.

>>>  ACERCA SESA VACUNACIÓN CONTRA INFLUENZA Y SERVICIOS MÉDICOS A ESTUDIANTES DEL INTERNADO “JOSÉ AMARILLAS”
Los leones Iztaxóchitl y Tlayólotl.
Los leones Iztaxóchitl y Tlayólotl.

El Internet no es una fuente confiable

En cuanto a los nombres que fueron propuestos, Ipatzi afirmó que muchos de los nombres fueron tomados de internet, pues es el medio más fácil de consultar, pero que, al ser el náhuatl muy complejo y poseer distintas variantes, que son aproximadamente 200, el internet resulta ser una herramienta ineficaz.

“Aquí en Tlaxcala decimos Xóchitl de una manera y en la Sierra de Puebla, el acento o la escritura es diferente, Iztac lo mismo, y así muchas palabras; hay una gran variación y el internet eso es lo que nos produce, confusión.

Los leones Iztaxóchitl y Tlayólotl.
Los leones Iztaxóchitl y Tlayólotl.

Comentó que el gobierno estatal, así como los ayuntamientos, deben impulsar la propagación de esta lengua en la población, incluso, retomar la materia de lengua náhuatl para que los niños y jóvenes la aprendan, “para reafirmar nuestra identidad como tlaxcaltecas y cómo mexicanos”.

“La necesidad de la impartición de esa materia es que sea personal, de manera directa con maestro, el internet no es una fuente confiable”.

Para finalizar, Sixto Ipatzi invitó a todos aquellos interesados en aprender la lengua materna a asistir a los cursos que se darán en Chiautempan, para mayores informes, los interesados podrán presentar su documentación en la Antigua Estación de Ferrocarril, sólo esta semana estarán abiertas las inscripciones; los asistentes al final recibirán una constancia otorgada por la SEP.

Texto y Fotos: Melisa Ortega