Los intereses de los transportistas por encima de los del pueblo

Compartir
Trnaportistas cantando victoria. Foto: Cámara OScura // ACA

El día de  ayer integrantes de grupos transportistas colocaron, a modo de sitio, unidades de taxis y de transporte colectivo en las inmediaciones del Congreso Local, esto con el fin de obligar a los legisladores a desechar la Ley de Movilidad para el estado de Tlaxcala.

Dicha ley, propuesta por los diputados María Isabel Casas Meneses, Maribel León Cruz, Luz Guadalupe Mata Lara y Omar Milton López Avendaño, reconocería la legalidad de las plataformas digitales que ofrecen servicio de transporte y brindaría apoyo a los concesionaros para renovación de sus unidades.

Quizá para algunos esto hubiese significado la apertura de nuevas oportunidades de crear empresas para fomentar la competitividad, innovar en el uso transportes y, de alguna manera, comenzar a aplastar aquel monopolio de taxis y colectivos que ofrecen pésimo servicio a un costo elevado.

Para ello hay que señalar que la entidad es uno de los estados mayormente conocidos por el alto costo de los servicios de transportes, pues un ejemplo personal es que cuesta casi lo mismo viajar en microbús de Tlaxcala a Puebla que de Tlaxcala a  Apizaco, sumado a ello que uno tarda una hora en llegar a su destino y el otro 25 minutos.

Transportistas en las inmediaciones del Congreso Local. Foto: Cámara Oscura // ACA

Para comparar, las ciudades con la tarifa más alta del país son Mexicali y Tijuana la tarifa es de 15.50 y 17 pesos, el recorrido más largo, respectivamente; en el caso de Mexicali esto se debe a que sólo el 8 por ciento de la población usa  peseros, pues tiene una alta oferta de parque vehicular.

No sólo eso, casi todos los estados que conforman la megalópolis comparten la tarifa mínima de taxis alrededor de los 30 pesos con taxímetro, mientras que en Tlaxcala un viaje corto de la capital a ciudades cercanas como Chiautempan el costo es de 100 pesos y la gran mayoría sin taxímetro.

Por ello, las plataformas digitales como Pronto, que pese a no estar respaldada legalmente, ofrecen un servicio de mejor calidad y con una tarifa mínima que no rebasa los 30 pesos, por otra parte, las mototaxis ofertan viajes a los pobladores después de la hora en la que los colectivos dejan de dar servicio.

Retomando lo anterior, la mafia transportista, es decir, la Coordinadora Estatal de Transportistas (CET) y la Unión en Defensa de los Transportistas del Estado de Tlaxcala (UDTET), hicieron un grito amenazador a las autoridades para defender  sus intereses “al precio que sea, tumbando diputados o gobernadores”.

Y es que, mientras el sitio cercaba  al Congreso, al iniciar sesión a puerta cerrada los inconformes intentaron forzarla, hasta que uno de los diputados habló con ellos y permitió su paso; pese a ello, aún dentro de la sala del pleno se escuchaban abucheos y rechiflas, hasta que se decidió dar un receso. 

En ese receso, una comisión de transportistas fue atendida por Miguel Piedras Díaz y Omar Milton López, quienes después de un lapso de tres horas de negociaciones llegaron a un acuerdo, lo que finalizó con los inconformes cantando victoria por su triunfo apabullador ante los legisladores.

El encargado de dar los vítores fue Hugo Salado, integrante de la CET, quién leyó la minuta ante concesionarios y transportistas: “La iniciativa de Ley de Movilidad para el estado de Tlaxcala (…) misma que se acuerda sea desechada en su totalidad por contener acciones inoperantes en el funcionamiento de las plataformas, moto-taxis y bici-taxis, principalmente”.

Con lo anterior, los inconformes aclamaron haber logrado doblar a los diputados y desechar así la iniciativa que “pretendía lastimar los intereses tanto del transporte de taxis, urbano y colectivos”.

“Habrá mesas de trabajo para crear una ley que beneficie a todos los transportistas y a la sociedad general. Unidos hemos vencido y seguiremos venciendo”, gritoneo Bernardo López Nieto, otro integrante de la CET.


Victoria transportista. Foto: Cámara Oscura // ACA

Los transportistas profesaron ser del pueblo y defender los intereses del pueblo, pero hay que recordar que los líderes han buscado mantener sus intereses por encima del bien de tutto il popolo.

Y es que se debe remembrar que cuando salió a la luz la plataforma, hace poco más de un año, los primeros inconformes fueron los transportistas, principalmente de taxis, porque sabían que Pronto muy pronto les iba a “comer el mandado” por las facilidades y la mejor tarifa que claramente ofrecían ventajas a la plataforma sobre los taxis.

Hubo disputas, hubo manifestaciones por parte de ambos, hubo conatos de violencia de los transportistas hacia las unidades de Pronto; no sólo su falta de educación era evidente, sino su insistencia para que el gobierno y los legisladores –que la legislatura pasado benefició a la plataforma – les dieran la razón y quitaran a la plataforma para que otras iguales a ella no vinieran a hacerles competencia.

Después de unos meses la Secretaría de Comunicaciones y Transportes del Estado (SECTE) hizo pompa de que por fin, después de casi un siglo de atraso, en Tlaxcala se implementarían los taxímetros, pero… sólo a algunos de los taxis registrados.

Limpiando las leyendas. Foto: Cámara Oscura // ACA

Hace unos pocos meses, SECTE de nuevo hizo pompa presentando la plataforma digital, imitación barata de Pronto, que entraría en operaciones y los usuarios podrían pedir un taxi en cualquier lugar desde su dispositivo móvil; esto para poner a los transportistas a la vanguardia y que no se vieran rebasados por… otra vez, Pronto. 

Con lo anterior pareciera que Secte se siente impotente ante a la gran amenaza que representan, los transportistas y su gran carga de intereses, a la tranquilidad de la ciudadanía; que no sólo pasan por encima de los intereses del pueblo, sino que también pasan por encima de la autoridad y del gobierno.

Parecía que esto iba a acabar con los nuevos legisladores, en su mayoría de Morena, que se supone deberían de privilegiar el interés y el bienestar del pueblo por encima del propio, como tanto lo predica el presidente Andrés Manuel López Obrador; pero… ¡O sorpresa! pareciera que cada legislatura se vuelve famosa por ser peor que la anterior.

Si el gobierno de Mena se ve que cada vez más cercado por los intereses de los legisladores que quieren ser gobernadores y jueces a la vez, ahora los transportistas acaban de hallar en el Congreso un amparo por personas que también disfrazan sus intereses haciéndolos pasar como del pueblo.

La pregunta es ¿Ya le preguntaron al verdadero pueblo que es lo que quiere y lo que necesita?

Para culminar esta triste y vergonzosa historia, José Luis Téxis, otro transportista, se bufó de haber hecho prevalecer sus intereses por encima de los diputados y vitoreó; “hemos triunfado, nos acaban de dar el arma para seguir usando y acabar con esas plataformas que nos venían afectando en la economía”.

Vía: La Jornada de Oriente y La Voz de la Frontera

Mel-Atl

Compartir