Un puente a desnivel en Apetatitlán ¿Por qué se quiere evitar su construcción?

Desde el pasado enero, habitantes y comerciantes de la comunidad de Tlatempan, del municipio de Apetatitlán, se han manifestado en reiteradas ocasiones para evitar la construcción de un puente vehicular a desnivel sobre la carretera federal Vía Corta.

Dicha obra, que abarcará un kilómetro desde San Pablo hasta Chiautempan, constará de una inversión aproximada de 230 millones de pesos y pretende agilizar el flujo de automóviles que diariamente transitan por esta zona desde Apizaco a Puebla, sin la interferencia de los conductores que viajan de Tlaxcala a San Pablo.

Aunque el proyecto ya ha comenzado y sus primeras acciones fueron derribar los árboles que yacían en el camellón que comprende el espacio desde la carretera Camino Real hasta el barrio de Tlapacoya, los habitantes han considerado como innecesaria su construcción, no solo por su diseño, sino por la afectación directa a los empleos de quienes allí se ubican.

Y es que sobre este tramo de la Vía Corta han florecido alrededor de cien comercios que subsisten gracias al flujo automovilístico. Asimismo, dichos comercios generan alrededor de mil empleos formales e informales, que ayudan al crecimiento de la economía local.

La construcción de dicho puente a desnivel, similar al construido en Chiautempan que conecta con el libramiento de Tlaxcala, provocaría la desviación de ese flujo carretero para reducir el tiempo de traslado sobre esa zona.

En consecuencia, no solo los negocios se verían afectados, sino que además los habitantes temen que, por el tamaño y el diseño de la obra, haya zonas en las que la poca visibilidad, así como el poco tránsito vehicular y peatonal, provoquen el aumento de la inseguridad.

>>>  Confirma SESA sexto fallecimiento y cuatro casos más de Covid-19 en Tlaxcala

Debido a que este tramo carretero favorece principalmente al comercio, los habitantes de Apetatitlán han calificado a esta obra como “innecesaria” porque consideran que el transito vehicular es fluido, cuyo diseño -aunque mal estructurado- no impide el libre paso para los transportistas que se trasladan sobre una de las carreteras más importante de Tlaxcala.

En este sentido, es de mencionar que el flujo comercial se desempeña principalmente sobre esta carretera, la cual conecta a los municipios del norte desde Apizaco, al sur desde Chiautempan y al oriente desde Tlaxcala, la cual permite a los viajeros atravesar el estado y llegar a otras entidades como el Estado de México, Ciudad de México, Hidalgo y Querétaro.

Por si no fuera poco, este sitio ha florecido precisamente debido a los comercios dedicados, es decir, que se han adaptado a las necesidades de los viajeros al ofrecer productos especiales fáciles de encontrar en esta zona.

Para conservar los empleos que, aseguraron, no se recuperaran si se construye este puente, se han manifestado y han logrado dialogar con gobernación, sin embargo, aunque esperaban ser atendidos por el gobernador Marco Mena, consideraron que dicho dialogo no ha resuelto la problemática.

Aún así, señalaron que seguirán defendiendo esta zona y exigen que sus propuestas sean tomadas en cuenta para mejorar la viabilidad este tramo en beneficio de todos.

Entre sus propuestas piden que sean sembrados árboles nuevamente, que se mejore la luminaria para promover el tránsito peatonal, inversión para ayudar a los comercios a tener una infraestructura turísticamente favorable, entre otros.

Texto: Melisa Ortega

Fotos: Noemi López / Melisa Ortega