Vivir sin miedo a ser piden integrantes de la comunidad LGBTTTIQ+

Compartir

Respeto, poder salir a las calles sin miedo a ser y que se acabe “la pandemia de odio”, fueron algunas de las peticiones que este día realizaron integrantes de la comunidad LGBTTTIQ+ en la “XIX Marcha del Orgullo y la Diversidad Sexual” de Tlaxcala.

A la par de movilizaciones realizadas en diferentes partes del país y del mundo para promover la no discriminación y la diversidad sexual, la comunidad Lésbico-gay-bisexual-transgénero de Tlaxcala marchó por las diferentes calles de la capital para pedir a la población sean respetados sus derechos.

Del mismo modo, debido a que la pandemia por Covid-19 visibilizó casos de violencia no solo a mujeres, sino también a integrantes de esta comunidad, su principal consigna fue pedir un alto a “la pandemia de odio” que, aun con los avances en materia legal, siguen sufriendo por sus preferencias sexuales.

Entre pancartas y banderas, colocaron un memorial simbólico que fue llevado durante su recorrido para recordar a integrantes que fueron asesinados en la entidad, simplemente por ser lo que son.

Entre la memoria y el dolor, también recordaron a César Méndez Barbosa, un activista gay que falleció a causa del Covid-19 el pasado enero, pero que, sin embargo, dejó huella en los integrantes de su comunidad.

Por ello, encabezando el contingente, su madre, Minerva Barbosa, llevó sus cenizas en un féretro coronado para recordar la importancia de la defensa de los derechos de los distintos géneros que componen a esta comunidad. Ella, entre lágrimas, alegó estar muy orgullosa por su hijo.

Asimismo, otras de las peticiones fue que no se estigmatizara a los portadores de VIH y SIDA, que se creen políticas públicas a favor de la defensa y promoción de la diversidad sexual, que se tipifique transfeminicidio los crímenes de odio contra personas trans y que se respeten sus preferencias sexuales.  

>>>  Reconocen labor de brigadistas contra incendios forestales

En esta marcha, cabe destacar la petición de matrimonio y la participación de alrededor de 1,500 personas.

Compartir