Donas de chocolate inspiradas en Dalí y Ferrero Rocher

Compartir

Inspiradas en el maestro surrealista Salvador Dalí y en los chocolates Ferrero Rocher, así son las «Donas Vallarta», un tentador postre redondo y oradado, el negocio ambulante del señor Héctor, quién a bien tuvo de llegar a la ciudad de Tlaxcala para vender su delicioso y tentador postre a todos los golosos que más lo necesiten, por tan solo 20 pesos.

El señor Héctor Flores Cisneros, de 52 años de edad, es originario de Zacatelco, municipio de Tlaxcala, pero pasó parte de su vida en Puerto Vallarta, Jalisco, donde aprendió a elaborar y preparar las mejores donas de chocolate y que ahora vende en la ciudad capital en el Parque Xicohténcatl.

Don Héctor tiene una curiosa forma de ofrecer sus donas, pues su lema es que si se va a adquirir una, relatará una breve historia y además enseñará cómo se debe comer -mejor dicho saborear- correctamente una dona.

Después de haber escuchado la historia, procede a enseñar a sus comenzales como se debe comer una dona. El cuenta que primero se deben levantar los codos mientras se sujeta la preciada dona frente a la boca, se mueven los hombros a punto de saborear la golosina y se procede a degustar dando una buena mordida.

Explicó que en su recorrido para perfeccionar su dona, se inspiró en Salvador Dalí, el famoso pintor surrealista, por la esencia y la originalidad, por el subconsciente y la creatividad, para no conformarse con lo que se tiene y por eso encontró la motivación para ser «vendedor ambulante», además, su otra inspiración fue Ferrero Rocher por su presentación.

Concluyó que gracias a esas inspiraciones se propuso a aprender a hacer chocolate y elaborar donas, porque no sabía hacerlas, por ello refirió al arte como un paradigma que ayuda a crear lo que uno se propone, pues «el arte rompe esquemas».

>>>  Reporta Coparmex 40 por ciento de participación ciudadana en el proceso electoral

Además, asegura que estás donas, preparadas de manera tan especial, son «integrales», porque se integran a todo el cuerpo.

Texto y fotos: Melisa Ortega

Compartir