¿El empoderamiento de la mujer es causa de repudio?

Compartir
#NoMásFeminicidios #CámaraOscura #Tlaxcala #LeeYParticipa Los feminicidios, son acontecimientos que lamentablemente van en asenso en todo el país y en el caso de Tlaxcala, por parte de varias organizaciones se ha solicitado la declaratoria de “Alerta de Género” en el estado, debido al aumento de desapariciones y casos de violencia hacia mujeres, niñas y adolecentes. El pasado 16 de octubre, en el municipio de Mazatecochco, ocurrió el asesinato del Jazmín Contreras, una joven de 19 años de edad, quien fue asfixiada a manos de dos de sus subordinados; ella era la subgerente en una tienda de telas y según el esposo de la joven, los dos empleados Miguel N. y Óscar N. de 24 años de edad, no soportaron que una mujer les diera órdenes. El cuerpo fue encontrado en la mañana del 20 de octubre, y lo peritos correspondientes y la necropsia revelaron que efectivamente murió por asfixia. Las autoridades tuvieron acceso a los videos de la cámara de seguridad y verificaron que Jazmín forcejeaba con los dos sujetos y ellos la sacaron del local. Los dos jóvenes se declararon culpables y argumentaron que fue “por problemas personales y económicos”. La fiscalía encontró que el Miguel N. le debía 14 mil pesos. El esposo de nombre Francisco, dijo en una entrevista ante un Periódico Nacional, que “No soportaban que una mujer más joven que ellos los mandara, por eso la mataron, por su machismo”. Éste es uno de muchos otros casos de violencia contra las mujeres, según datos oficiales, tan sólo se han registrado 88 homicidios en lo que va de éste año. El Colectivo Mujer y Utopía ha hecho recuento en base a notas periodísticas que han ocurrido 104 feminicidios desde el año 2008. Aunque no se sabe exactamente cuántas personas del sexo femenino están desaparecidas; en el estado de Tlaxcala sólo hay una persona desaparecida, éste es el caso de la niña Karla, ella es la única que cuenta con una Averiguación Previa por la posible comisión de un delito, pues un Juez de Amparo obligó a las autoridades de la Procuraduría del estado a iniciar una averiguación previa por su desaparición. Es decir que de todas las niñas y mujeres desaparecidas, sólo el caso de Karla está registrado por la posible comisión de delitos ante la Procuraduría. También recordemos que en los pasados meses muchas mujeres se manifestaron en contra de los feminicidios cometidos, en el caso de Mara Castilla, la joven que fue asesinada supuestamente por un chofer de la empresa Cabify, quien afirmó en su cuenta de Twitter días antes de su asesinato que si la mataban era porque le “gustaba salir de noche y tomar mucha cerveza”. Sabemos la polémica que causó su “Tuit” y las miles de burlas y ofensas que cayeron sobre su memoria, sólo porque se sintió con la seguridad de salir en la noche y hacer lo que cualquier hombre haría un fin de semana sin la mínima preocupación. Si uno se percata, el empoderamiento de la mujer no sólo implica tener las mismas oportunidades de empleo y de crecimiento en el ámbito laboral, sino también en el social, las mujeres ahora se sienten cómodas haciendo cosas que un hombre hace comúnmente, como salir a bares los fines de semana, tener relaciones libres, entre otras. Pero lamentablemente parece que sólo por el hecho de ser mujer implica no tener la misma oportunidad que tienen los hombres de sentirse seguras en lugares públicos, ahora en éste caso, la mujer no está segura ni siquiera en los sitios donde labora. En el ámbito laboral las mujeres aun son objeto de discriminación por parte de los hombres, principalmente debido a los estereotipos que se tienen del sexo femenino como debilidad, incapacidad, falta de disciplina e inteligencia a la hora de desempeñarse en su trabajo. Según el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (CONAPRED), los principales motivos de discriminación son la Religión, el Género y el Embarazo. Un estudio que arrojó «Mujer mexicana, éxito y competitividad laboral» de la firma Adecco, el 62% de las mujeres en el país opinan que no tienen el mismo reconocimiento que los varones en la cuestión profesional. Esto implica que la equidad de género está lejos de alcanzarse debido a la falta de oportunidades y a los roles estereotipados que se les adjudican a las mujeres. La equidad de género es una barrera que poco a poco debe irse derribando, existen hombres que han dejado sus estereotipos y ocupan roles que socialmente están atribuidos sólo a las mujeres, como la crianza de los hijos y el aseo del hogar. En el caso de las mujeres, ellas asumen roles que están atribuidos sólo a los hombres, como la manutención y proveer a sus familias de manera económica. El estereotipo de género no debe ser razón para discriminar. ¿Crees que sólo por el hecho de ser mujer debes de hacerte cargo de los hijos y las labores domésticas? ¿Qué piensas que es la equidad? ¿Es el machismo el que impide que las mujeres sean vistas, respetadas y valoradas como cualquier hombre que trabaja en un cargo importante? ¿Te sientes segura en tu trabajo? ¿Has sufrido algún caso de discriminación laboral? Participa y deja tus comentarios si crees que el empoderamiento de la mujer debe ser causa de repudio y discriminación por parte del sexo masculino. Texto y Foto: Melisa Ortega
Compartir
Cargando...