Ganó Yaocoyotl femenil segundo lugar del Campeonato Nacional de Ulama en Chetumal

Tlaxcala, segundo lugar; Veracruz, primer lugar; Michoacán, tercer lugar.

(Chetumal, 27 de nov. 2018) La ciudad maya de Chetumal fue sede del Campeonato Nacional de Juego de Pelota Mesoamericano, donde el equipo “Yaocoyotl” fue ganador del segundo lugar en la rama femenil de éste juego ancestral.

Tras una reñida batalla contra el estado de Veracruz, el equipo tlaxcalteca fue superado 9 a 7 por las contrincantes veracruzanas durante la recta final de éste encuentro, del que cabe añadir, dicho estado posee al equipo más fuerte en rama femenil de éste deporte.

También hay que resaltar que durante la primera etapa de este encuentro, las jugadoras tlaxcaltecas comenzaron la competencia superadas sólo por un punto contra el mismo equipo veracruzano; el cual fue el único encuentro perdido de los 6 que tuvo Tlaxcala antes de la final.

En cuanto a la rama varonil, Yaocoyotl quedó en sexto lugar, mientras que los estados de Sonora, Tabasco y Puebla obtuvieron el primer, segundo y tercer lugar respectivamente.

Además hubo el primer campeonato infantil de Juego de Pelota, del cual el equipo de Quintana Roo obtuvo el primer lugar, Querétaro obtuvo el segundo lugar y Puebla el tercero.

El campeonato

La noche del 16 de noviembre se llevó a cabo la inauguración del Campeonato de Juego de Pelota, con una ceremonia inicial de “petición de permiso”, la cual reunió a casi todas las delegaciones participantes en las inmediaciones del Gimnasio Nohoch Suku’n.

Así mismo, el sábado 17 de noviembre se llevó a cabo el protocolo de inauguración de éste Tercer Campeonato, el cual incluyó un desfile de los equipos representantes de los diferentes estados participantes – como una ceremonia estilo “Juegos Olímpicos” -.

>>>  #ApoyaLoLocal Ulama, el juego de pelota ancestral en Tlaxcala

Este evento contó con la participación de los estados de Tabasco, Sonora, Yucatán, Tlaxcala, Jalisco, Querétaro, Veracruz, Michoacán, Puebla, Chiapas, Guerrero y el anfitrión Quintana Roo, además el país invitado de Belice.

Durante los tres días que la competencia duró, el equipo varonil de Yaocoyotl jugó contra los estados de Guerrero, Michoacán, Tabasco, Sonora, Puebla, Querétaro, Chiapas, Yucatán, Jalisco y Quintana Roo.

Mientras que en la rama femenil el equipo de Tlaxcala participó contra los estados de Puebla, Veracruz, Quintana Roo, Tabasco, Querétaro, Michoacán y de nuevo Veracruz en el encuentro final.

En la rama infantil estuvieron presentes los estados de Tabasco, Michoacán, Querétaro, Puebla y Quintana Roo.

El Juego de Pelota y las fallas del torneo

El juego de Pelota hay que recalcar que no es un juego como algún otro, en este deporte no se usan las extremidades para la manipulación de la pelota de hule, que pesa entre cuatro y cinco kilos; éste juego se practica con la cadera – sólo para esta modalidad- y es la única parte del cuerpo que puede tocar la pelota.

Dicho lo anterior, después del primer día de juego los equipos comenzaron a jugar hasta con cinco contrincantes por día, por lo que el cuerpo de los jugadores comenzó a sufrir el desgaste que el uso de la columna, piernas y brazos conlleva para poder utilizar sólo la cadera.

En los siguientes días de juego, los jugadores dieron su máximo esfuerzo, soportaron lesiones en los pies, así como en los músculos de las piernas, brazos y espalda,  pues jugar en modalidad de cadera implica recibir la pelota por arriba, mientras bota, o por abajo, mientras rueda.

>>>  Gana Tlaxcala 2do lugar en el Séptimo Campeonato de Juego de Pelota varonil

Por ello, una de las principales fallas que tuvo este encuentro fue la falta de un equipo profesional que se encargara de atender las lesiones de los competidores, así como de masajistas para ayudar a relajar los músculos del cuerpo –ya que sólo había una mesa con un par paramédicos para atender a todos los asistentes -.

La segunda gran falla de este torneo fue que careció de responsabilidad por parte de los organizadores para distribuir el tiempo entre cada encuentro, pues, como ya se había mencionado anteriormente, un solo equipo jugó hasta con cinco estados por día, lo que provocó el rápido desgaste de los jugadores antes de finalizar los encuentros de cada jornada.

Un punto importante que hay que añadir es que gran parte de los participantes no estuvo de acuerdo con la forma de organizar los encuentros, puesto que al haberse hecho una ceremonia al estilo “Juegos Olímpicos”, no se tuvo las medidas necesarias para garantizar el bienestar de los jugadores y su rendimiento.

Incluso indicaron que el tiempo que duró el campeonato – que fue de tres días – se pudo haber extendido  para que los equipos no compitieran con tantos contrincantes en tan poco tiempo.

Conclusión

La historia del Ulama es una historia compleja, desde que en tiempos de la conquista fue llevado hacia el norte del país (Sinaloa), lugar donde fue preservado durante 500 años por una familia, hasta nuestros días, donde comenzó a ser difundido y llevado a varios rincones del país.

El Ulama, con asociaciones que apenas se constituyen, aún necesita de organismos que lo transformen y lo adecuen para incluso llegar a convertirlo en un deporte al nivel del basquetbol o el futbol, en cuanto a reglamentos, espacios de difusión y atenciones médicas para los jugadores se refiere.

>>>  Contribuye ITC en preservación del juego de pelota prehispánico de cadera

Texto y Fotos: Melisa Ortega