Iniciarán restauración de los murales de Palacio de Gobierno.

Compartir

11 de septiembre, 2018.

A pocos días de cumplirse un año del sismo del 19 de septiembre, el día de hoy se iniciarán trabajos de restauración de los murales realizados por el maestro Desiderio Hernández Xochitiotzin, en el Palacio de Gobierno.

La restauración estará a cargo de 5 especialistas del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA), que trabajarán sobre las zonas que no sólo fueron afectadas por el sismo, sino que también la humedad ha dañado parte de la obra del maestro.

Con una inversión de un millón 13 mil pesos, los especialistas trabajarán un aproximado de tres meses en la restauración de los murales de la planta baja y la planta superior, además de que utilizarán materiales similares para emular la técnica al fresco de la obra y evitar que se note el trabajo posterior.

Juan Antonio González Necoechea, director del Instituto Tlaxcalteca de la Cultura (ITC), refirió que tres días posteriores al sismo, personal del IMBA acudió a las instalaciones para analizar los daños y realizar trabajos en las fracturas que comprometían los frescos.

Jorge Herrera Cedillo, quien estará al frente del equipo de restauración, expresó su felicidad por estar nuevamente a cargo de los trabajos de tan significativa obra  para los tlaxcaltecas, pues hace cuatro años también participó en los trabajos de mantenimiento.

Un poco de historia

Los murales en el Palacio de Gobierno fueron pintados en 1945 (planta alta) y 1956 (planta baja) con una técnica que se conoce como “fresco”, que es la modalidad más utilizada para la pintura mural desde tiempos antiguos.

En un proyecto que comenzó en el año 1957, que consistía en relatar la verdad sobre la conquista y en el que debía demostrar que Tlaxcala no fue un estado traidor, el maestro Xochitiotzin tardó casi 10 años en investigar y hacer bocetos preparar los muros del Palacio.

Para la primera etapa concluyó con 285 metros cuadrados de mural la planta baja del edificio. Para el año 1967 y 1968, el maestro elaboró “La  Conquista”, posteriormente, a partir del año 1987 en el área que comprende la escalera monumental comenzó con “El Siglo de Oro de Tlaxcala”,  por último, en el año 1990 comenzó a plasmar el mural “Siglo de las luces al porfirismo de Tlaxcala y México”.

Dichos murales fueron pintados con una técnica que se conoce como “fresco”, que es la modalidad más utilizada para la pintura mural desde tiempos antiguos.

Como su nombre lo indica, esta técnica consiste en pintar sobre revoque de cal húmedo, que funciona como aglutinante para fijar diferentes pigmentos de origen mineral, que son básicamente óxidos; por ello, se deben de aplicar los pigmentos adecuados simplemente disueltos en agua sobre el revoque aún “fresco”.

Cabe señalar que cada zona afectada tomará aproximadamente 5 horas en realizarse, pues la técnica requiere que los pigmentos sean aplicados mientras los muros revocaos con cal aún permanecen frescos, lo que permitirá emular con mayor precisión la obra original.

Gracias a la familia Hernández Xochitiotzin-Ortega, los restauradores tendrán acceso a los planos originales, a los dibujos y bocetos para preservar la exactitud de cada trazo pintado por el maestro.

Texto y Fotos: Melisa Ortega

Contenido Relacionado

Compartir