Jessenia N., la heroína sin capa que regaló vida tras su muerte

La decisión altruista de sus familiares benefició a pacientes en Tlaxcala, Puebla y Ciudad de México

Jessenia N., la heroína sin capa que regaló vida tras su muerte

Jessenia N., una mujer de 38 años, se convirtió en un símbolo de generosidad y solidaridad al permitir que cinco personas recibieran una nueva oportunidad de vida tras su fallecimiento, gracias a la donación de órganos y tejidos autorizada por sus familiares en el Hospital Regional IMSS-Bienestar de Tzompantepec “Emilio Sánchez Piedras”.

Esta procuración multiorgánica cadavérica, realizada el miércoles por el personal médico del hospital, fue posible gracias al programa de donación de órganos impulsado en Tlaxcala por la gobernadora de la salud, Lorena Cuéllar Cisneros.

Los familiares de Jessenia tomaron la decisión altruista de mejorar la calidad de vida de otros pacientes que esperaban con ansias esta valiosa oportunidad para recuperar su salud.

El riñón izquierdo fue trasplantado con éxito a un joven de 22 años del municipio de Huamantla, quien padecía Enfermedad Renal Crónica (ERC), prometiéndole una mejora significativa en su calidad de vida.

Por su parte, el riñón derecho fue enviado al Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores al Servicio de los Poderes del Estado de Puebla, donde será aprovechado para beneficiar a otra persona, gracias a la compatibilidad sanguínea establecida.

Además, dos córneas fueron trasladadas a la Fundación de Asistencia Privada Conde de Valenciana I.A.P., en Tlaxcala, para ser transplantadas a dos pacientes que esperaban recuperar su visión.

El hígado de Jessenia fue transportado vía aérea hasta la Ciudad de México, en un helicóptero del gobierno estatal, desde el helipuerto ubicado en la Loma Xicohténcatl de la capital de Tlaxcala hasta el helipuerto del Instituto Nacional de Cardiología.

>>>  Arranca COBAT segundo coloquio internacional virtual de educación

Desde ahí, se procedió a un traslado terrestre al Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición «Salvador Zubirán”.

Jessenia, quien ingresó al Hospital Regional IMSS-Bienestar de Tzompantepec debido a crisis convulsivas, fue atendida por médicos especialistas en neurocirugía y, tras ser diagnosticada con muerte encefálica, se orientó a sus familiares sobre la posibilidad de donar órganos y tejidos.

Con la información proporcionada por la doctora Laura Silva Delgado, los familiares de Jessenia accedieron de manera voluntaria y generosa a autorizar la donación.

El director del Hospital, Miguel Ángel Xolocotzi Juárez, expresó un reconocimiento especial a la familia por su decisión de autorizar la donación multiorgánica cadavérica, destacando el impacto positivo que esto tiene en la vida de los receptores y sus familias.

El Hospital de Tzompantepec cuenta con licencia para la procuración de órganos y la realización de trasplantes de riñón, asegurando que todos los procedimientos se llevan a cabo conforme a las leyes de salud correspondientes y los estándares establecidos por el Centro Nacional de Trasplantes (Cenatra) y el Centro Estatal de Trasplantes del Estado de Tlaxcala (CETRA).

El seguimiento de la donación ha revelado que el hígado de Jessenia fue trasplantado con éxito a un paciente de 47 años en el Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición «Salvador Zubirán”, mientras que el riñón derecho benefició a un hombre de 39 años en el ISSSTEP de Puebla, ambos mostrando una buena evolución clínica tras los procedimientos.

La historia de Jessenia N. destaca no solo por el acto de generosidad de sus familiares, sino por el impacto tangible que su decisión ha tenido en la vida de múltiples personas, reafirmando la importancia y el valor de la donación de órganos como un acto de solidaridad y esperanza para aquellos que luchan por recuperar su salud.

>>>  Obtiene Tlaxcala medallas de oro y plata en nacionales CONADE 2023