La tecnología no es un agente deshumanizador, simplemente no se le da buen uso: SC

Compartir

“Muchas veces concebimos a la tecnología como un agente deshumanizador pero realmente no le estamos dando un buen uso, porque no se sabe tener una buena cultura digital, pues ésta tiene que ver con qué tan involucradas están las personas con la tecnología que se consume diariamente”.

Lo anterior fue mencionado por Salvador Chávez, Coordinador del Proyecto la Colmena, en la charla sobre Cultura Digital, donde explicó que dicho proyecto busca ser un espacio equipado para crear vínculos de producción de temas culturales que tengan que ver con el arte, la ciencia y tecnología.

Explicó que desde durante la instalación de la Secretaría de Cultura Federal en Tlaxcala, se había pensado en crear un Centro de Tecnologías Creativas como una idea surgida de la artista Grace Quintanilla, que con la nueva administración pudo se concretar.

Es por ello se pretende hacer de dicho espacio una herramienta constructora de arte y tecnología, que no sólo sirva a los artistas locales, sino que las personas que hayan estudiado en las ramas de la ciencia y tecnología puedan involucrarse para crear proyectos autogestivos.

Por su parte, Doreen Ríos, abundó sobre lo que es la Cultura Digital, la cual se presenta como la “gran pangea” de los intercambios sociales que han cambiado la manera en la que el ser humano se relaciona y que un gran ejemplo del uso de dicha cultura es el internet.

Señaló que dentro de la investigación de las causas y consecuencias del uso de la tecnología digital, se puede vincular al arte de manera exploratoria, además de la educación, como una manera de configurar “nuestras profesiones” frente a un nuevo panorama.

Dichos cambios provocados por la cultura digital se traducen en valores, entre lo digital y lo tangible, que no sólo se resignifican sino que se vuelven inversos, como lo son los memes.

Comentó que los memes son más valiosos cuanto más se comparten –intervengan- en redes, debido a que su valor radica no sólo en que “todo mundo posee uno, sino que quiere poseer uno”, por ello su resignificación sucede cuando se convierten en una forma de comunicar y atraer al público.

Para culminar, Alan Peña Netzahuatl, abundó sobre el contexto de la Cultura Digital y como esta puede converger con ciertos valores, para lo cual tomó el ejemplo de países orientales como Corea del Sur y Japón, los cuales conjuntan la innovación y la tradición.

Señaló que duchos países son modelos de desarrollo económico y tecnológico, puesto que la tradición y la innovación son valores que conviven, que son compatibles y que compartan un mismo lugar.

Previamente explicó que Japón es un paradigma oriental, pues su cultura del aislamiento permitió que sus valores culturales quedaran intactos, además de que comprendieron que la tecnología es una extensión del hombre, creada para “sostener la vida civilizada”, lo que ha convertido a dicho país en un modelo de potencia mundial.

Concluyó que todos los días se presentan avances tecnológicos, por lo que se puede hacer que la innovación sea una tradición, como una convergencia de la genealogía histórica, que no sobrevalore la tradición sino que pueda establecer agendas inventivas.

Texto y Fotos: Melisa Ortega

Compartir