Recibe Cámara Oscura Premio Estatal de Periodismo 2018 con Perspectiva de derechos Humanos.

Redacción.- En el marco de la XIII entrega del Premio Estatal de Periodismo Víctor Manuel Cid del Prado, Presidente de la Comisión Estatal de los Derechos Humanos (CEDH), entregó el Premio en Foto reportaje con perspectiva de derechos humanos a Jesús Alvarado Rodríguez y a Melisa Ortega Pérez por el trabajo “El Abandono como Método de la Necropoíitica” publicado en el medio digital Cámara Oscura.

El abandono como método de la necropolítica

El evento que organizó la Unión de Periodistas del Estado de Tlaxcala (UPET), fue encabezado por el Gobernador Marco Mena quien reiteró la amplia apertura del Gobierno Estatal a las opiniones críticas. Mena Rodríguez destacó que su administración entiende el hecho de que estas posturas contribuyen a la formación de una sociedad más abierta y tolerante.

El jefe del ejecutivo estatal afirmó que su gobierno refrenda su disposición y apertura para lograr que el trabajo de los periodistas se desarrolle de manera fluida en términos de lo que a la Administración Estatal le corresponde, afirmó el Gobernador Marco Mena al asistir a la entrega del Premio Estatal de Periodismo 2018.

En su mensaje, el Gobernador Mena reconoció la labor que realizan comunicadores de la entidad, ya que su trabajo forma opinión y ayuda a que la ciudadanía se mantenga informada. Al hacer referencia al uso de las redes sociales señaló la necesidad de aprender a convivir con estos nuevos instrumentos que son herramientas para informar y complementan el trabajo profesional que desarrollan los periodistas.

En el evento estuvieron también Marlene Alonso Meneses, Presidenta del Instituto de Acceso a la Información Pública y Protección de Datos Personales (Iaptlax), entregó el premio Tlaxcala Transparente; y Elizabeth Piedras Martínez, Presidenta del Consejo General del Instituto Tlaxcalteca de Elecciones (ITE), así como integrantes de la Unión de Periodistas del Estado de Tlaxcala.

>>>  Perfecciona UTT enseñanza del inglés con voluntarios de Peace Corps