Se exhiben en museo las piezas halladas en la zona de Sultepec – Tecoaque

Compartir
De los hallazgos realizados en la zona de Sultepec – Tecoaque, ubicada en el municipio de Calpulalpan, 61 piezas arqueológicas halladas en dicho lugar integran la exposición “Contacto, resistencia y muerte en un pueblo Acolhua”, que se exhibe en el Museo Regional de Tlaxcala.    Tecoaque significa en lengua náhuatl “El lugar donde se comieron a los señores o dioses” y fue ocupado por los pueblos Teotihuacano en el periodo Clásico (ente el 200 a.C. y el 900 d.C.), y Alcohua en el periodo Posclásico (entre 1200 y 1521 d.C.). De acuerdo con el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), los objetos hallados en esta zona son evidencia del contacto que hubo al inicio de la Conquista de México y datan del periodo Clásico al Posclásico y posterior a la Conquista.
Zona Arqueológica de Sultepec - Tecoaque. Foto: Web
Zona Arqueológica de Sultepec – Tecoaque. Foto: Web
La arcilla que proviene del último periodo mencionado contiene el sello con el glifo distintivo de la zona, que según diferentes referencias históricas, el pueblo originalmente era conocido como Sultepec, por ello, el director de la excavación en 2001 propuso que el nombre cambiara de Tecoaque a Sultepec o Zultepec. Éste pueblo veneraba al Dios Quetzalcóatl y dentro de los vestigios arquitectónicos se encuentra una pirámide circular que posiblemente fue construida para venerar al dios Ehécatl. También le rendían culto al dios del pulque y poseían esculturas dedicadas a la agricultura. Muchas de las piezas halladas se encontraron quemadas o mutiladas, por ello se piensa que durante la invasión de los españoles ocurrió la destrucción del sitio bajo las órdenes de Hernán Cortés en 1521. Se cree que en marzo de 1521, el señorío Alcohua de Sultepec fue devastado por el alguacil mayor de Hernán Cortés, Gonzalo de Sandoval, que vengó la captura y posterior asesinato de una caravana de 350 personas, que fueron ofrecidas como sacrificio a los dioses. Esta caravana estuvo compuesta por españoles, aliados indígenas y esclavos, entre sus pertenencias halladas en el sitio se encontraron platos de cerámica, agujas, dedales, carretes de hilo, medallas y anillos con la marca de un taller europeo, dichos objetos claramente muestran el contacto que hubo entre las dos culturas. La zona arqueológica cuenta con 12 aljibes (depósitos bajo tierra para contener agua de lluvia), durante la devastación de la zona, estos depósitos fueron utilizados por los pobladores para salvaguardar a sus deidades y evitar que fuesen destruidos. Después de su devastación, esta ciudad nunca más se volvió a ocupar lo que permitió a los investigadores del INAH tener acceso a los vestigios que se encontraron prácticamente intactos. Las piezas fueron halladas durante los últimos meses de la excavación dirigida por el arqueólogo Enrique Martínez Vargas y su colaboradora, Ana María Jarquín Pacheco, quienes también estuvieron a cargo de la curaduría de la exposición.
La zona arqueológica de Sultepec-Tecoaque, en Tlaxcala, fue habitada por la cultura Alcohua. Foto: El Universal
La zona arqueológica de Sultepec-Tecoaque, en Tlaxcala, fue habitada por la cultura Alcohua. Foto: El Universal
En el museo se puede apreciar un conjunto funerario dedicado a Ometochtli, “dios del pulque”, así como tres máscaras de jade, turquesa, pirita y concha. También se hallaron piezas representativas del Señorío Alcohua. Esta exposición muestra las piezas que narran la devastación de un pueblo a manos de los conquistadores españoles, se exhibirá en la Sala de Exposiciones Temporales del Museo Regional de Tlaxcala hasta el próximo 29 de abril. (Vía: La Jornada)
Compartir