¿Qué medidas se deben tomar por la mala calidad del aire?

Compartir

Debido a que el Valle de México entró en contingencia ambiental por a la mala calidad del aire que afecta a toda la megalópolis, a la cual pertenece Tlaxcala, autoridades llamaron a la población a tomar medidas preventivas.  

Esto debido a que la Comisión Ambiental de la Megalópolis (Came) informó que dicha contingencia seguirá durante los próximos días debido a los altos niveles de partículas PM 2.5, las cuales se vieron aumentadas por los diferentes incendios que se han registrado.

Dichas partículas, que  pueden ser más pequeñas que un cabello humano, se dividen en dos: las primarias, que son producidas por algún contaminante y las secundarias; que se forman en la atmósfera resultado de la interacción química entre gases, sustancias químicas, polvo, hollín, metales y partículas primarias.

Estas se clasifican según su tamaño; las menores o iguales a 10 micras se denominan como materia particulada 10 o PM10 (por sus siglas en inglés); menores o iguales a 2.5 micras como PM2.5 y la menores o iguales a 0.1 micras se denominan PM.1.

En este sentido, la Coordinación General de Ecología, emitió un comunicado donde se asegura que la mala calidad del aire “no representa un riesgo para la salud de las personas, ya que no hay registro de gases contaminantes y se encuentran por debajo de la media nacional”.

Sin embargo, de acuerdo con el último reporte de las estaciones de monitoreo que opera esta misma dependencia,  en el ambiente se encuentran partículas PM10 en cantidad de 107 unidades por metro cúbico; mientras que las partículas PM 2.5, son de 98 por metro cúbico, lo cual ubica a la entidad dentro del rango de mala calidad del aire.

Afectaciones

Y es que en el caso de las partículas PM10, estas se alojan en la región extratorácica del tracto respiratorio que contemplan la nariz, boca, naso, oro y laringofarínge, las cuales pueden poseer materiales biológicos así como combustión incompleta de fósiles.

En cambio, las PM2.5 se alojan en la región traqueobronquial que contempla de la tráquea al bronquiolo terminal, estas afectan la frecuencia cardiaca al reducir su ritmo.

Estas partículas afectan a personas con enfermedades cardíacas, adultos mayores y niños; mientras que la larga exposición a las PM2.5 se asocia con neumonía adquiridad, mientras que las PM10 se asocian a síntomas de apnea obstructiva durante verano.

Los síntomas que provocan son irritación en ojos, nariz y garganta, estas derivan en tos, opresión en el pecho e incluso dificultad al respirar. También provocan función pulmonar reducida; latidos irregulares; ataques de asma y del corazón, y muerte prematura en enfermos cardiacos. (Vía: Animal Político)

Medidas

Por ello, se recomienda evitar la exposición al aire de los grupos vulnerables como infantes, adultos mayores y enfermos de las vías respiratorias y cardiovasculares, para procurar su salud.

Para el resto de la población, se recomienda no realizar actividades al aire libre vigorosas, que sólo aumentan la inhalación de grandes dosis contaminantes; evitar la cocción de alimentos con leña, carbón o gas; no fumar ni prender velas.

En el caso de los hogares que se encuentren cercanos al área de un incendio, se debe colocar toallas húmedas en ranuras de ventanas y puertas para evitar el paso del humo denso; así como evitar el uso de lentes de contacto.

En tanto, respecto a la mejora de la calidad del aire, la Comisión Nacional del Agua (Conagua) indicó que al menos en las próximas 48 horas no se prevén mejoras en las condiciones meteorológicas que ayuden a dispersar la contaminación en el ambiente.

Lo anterior debido a un sistema de alta presión ubicada en el sureste del país, además de que se pronostican altas temperaturas de 29 hasta 31 grados centígrados, con presencia de lluvias dispersas desde el miércoles hasta el viernes. (Vía: Animal Político)

Compartir