Se instalará a CONACYT en Plaza Bicentenario de Tlaxcala

23 de julio, 2018

El Gobernador firmó el contrato de comodato para instalar el Centro de Investigación Tecnológica y de Innovación del Estado de Tlaxcala (Citlax) del Conacyt. 

Tras firmar el contrato en comodato, las instalaciones de la Plaza Bicentenario se rescatarán para instalar el Centro de Investigación Tecnológica y de Innovación del Estado de Tlaxcala (Citlax) del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), con el fin de beneficiar a los tlaxcaltecas y aumentar el capital humano capaz y competitivo.

En compañía de Enrique Cabrero Mendoza, Director General del Conacyt, el Gobernador Marco Mena puntualizó que se busca dar utilidad a una inversión de 400 millones de pesos que representa este edificio.

“El propósito de rescatar estas instalaciones, que se encontraban abandonadas, es no solamente invertir dinero para que se pueda utilizar; lo que queremos es consolidar el capital humano de Tlaxcala y vincularlo a las áreas productivas que tienen más potencial, como la industria automotriz, química y textil, de la mano con el cuidado del medio ambiente”, enfatizó.

También dio a conocer que el Citlax reunirá en Tlaxcala a investigadores del Centro de Investigación en Química Aplicada (CIQA), del Centro de Investigación y Desarrollo Tecnológico en Electroquímica (Cideteq), del Instituto Nacional de Astrofísica, Óptica y Electrónica (Inaoe), de la Corporación Mexicana de Investigación en Materiales (Comimsa) y del Centro de Innovación Aplicada en Tecnologías Competitivas (Ciatec).

Refrendó el compromiso de insistir permanentemente en la educación como un propósito de acción fundamental, para que la investigación se vincule con las posibilidades de crecimiento económico y la formación de capital humano para colocar a Tlaxcala como referente en la región.

>>>  Aplicarán pruebas de detección de COVID19 a personal del Ayuntamiento de Tlaxcala

Mencionó que la Citlax permitirá que haya más tlaxcaltecas mejor preparados, y señaló que contribuirá a que los proyectos de investigación se transformen en patentes que brinden valor y competitividad en la región y el país.

En su oportunidad, el director General del Conacyt, señaló que las instalaciones de la Plaza Bicentenario se adecuarán para que estén en las condiciones ideales y se sumen a la infraestructura científica del estado, con la finalidad de mejorar la oferta de la ciencia, tecnología e innovación en beneficio de los sectores estratégicos de Tlaxcala.

Cabrero Mendoza destacó que actualmente, diversas empresas ya interactúan con el Centro, como la empresa Resirene, que desarrolló 12 proyectos que fueron presentados en Tlaxcala, por lo que ahora se consolidará el trabajo que realizan en conjunto.

La historia de la Plaza Bicentenario

Hay que resaltar que éste edificio fue construido durante la segunda mitad del gobierno de Héctor Ortiz, a finales del 2009, y que fue una obra presentada con gran pompa por el ya mencionado, como una Plaza Cultural de casi 300 millones de pesos, con un espacio utilizado de casi 10 mil metros cuadrados, como la obra más importante de su gestión.

Esta obra quedó en el abandono cuando en enero del año 2011, antes de dejar el cargo a su sucesor Mariano González Zarur, “firmó ante el notario Leopoldo Zárate Aguilar un comodato con la Universidad Autónoma de Tlaxcala para entregar al rector -su hermano Serafín- la posesión del inmueble”. (Vía: El Sol de Tlaxcala)

Dado a que, en aquel entonces, la obra presentaba “irregularidades”, el titular de la Secoduvi de ese entonces, bajo el mandato de Mariano, mandó a hacer auditorías para determinar si la continuaba con su construcción o no.

>>>  Tarde de pesca en El Ojito

“Así lo dio a conocer el titular de la Secretaría de Obras Públicas, Desarrollo Urbano y Vivienda (Secoduvi), Roberto Romano Montealegre, quien prácticamente descartó que ese edificio quede como “elefante blanco” ante las supuestas deficiencias que presenta en estos momentos en cuanto a su construcción”.   Vía: (La Jornada de Oriente Tlaxcala)

Para el 14 de noviembre de ese año, Mariano González ordenó la clausura de la obra con el pretexto de pertenecer al gobierno del estado, además de que en su estado representaba un peligro para la gente. Por ello, se estableció que no debía ser entregado en comodato por ser una obra no concluida. 

A casi 8 años de su abandono, que dejó en evidencia la pelea entre Héctor Ortiz Ortiz y Mariano González Zarur, hace unos meses Marco Mena hizo un recorrido junto con Sergio Hernández Vázquez, director adjunto de Centros de Investigación del Conacyt para comprobar la viabilidad de las instalaciones y ahora, con la firma en comodato, la inversión de millones de pesos podrá ser rescatada.

Esta obra -el Elefante Blanco- dejó en claro que el orgullo de unos gobernantes, es el principal obstáculo del progreso, en este caso, de Tlaxcala.

¿Cómo se llamó la obra? Pues que siempre sí funciona.

Texto y Fotos: Melisa Ortega