El Día de la Candelaria

Mujeres que caminan sobre el Puente Rojo cargando bebés y niños Dios para celebrar el Día de la Candelaria. Foto: Cámara Oscura / ACA

Cada dos de febrero se celebra el Día de la Candelaria, cuya fecha de significancia para los católicos en México representa una oportunidad para convivir y renovar la fe mediante imágenes, como el niño Dios, que son vestidas días antes y llevadas a la iglesia, antes de poder degustar de los tamales tradicionales.

Para éste día, las familias siguen la costumbre de vestir al niño Dios días antes del dos de febrero, para presentarlo ante la iglesia y bendecirlo junto con flores, romero y semillas, y así posteriormente colocarlo en su pesebre para permanecer allí el resto del año.


Talleres de reparación de niños Dios. Foto: Cámara Oscura / Melisa Ortega

Los niños Dios son llevados a talleres donde los reparan, si es que tienen alguna ruptura, y les resanan las partes que lucen degastadas o que se les ha caído la pintura con el paso del tiempo.

Reparando al niño Dios. Foto: Cámara Oscura / Melisa Ortega

Además existen lugares en los que algunas familias se dedican a confeccionar  las túnicas de los niños, donde los visten con ropas tradicionales de color blanco y adornos de color rojo y dorado, los cuales significan pureza, ardor por la fe viva y santidad.

En esta fiesta se acostumbra que las personas que tuvieron la suerte de que le tocara muñeco en la Rosca de Reyes (que antes eran habas), tenga que cumplir con ofrecer tamales y atole a sus familiares y amigos.


Imágen de la Santa Muerte en el taller de reparación de niños Dios. Foto: Cámara Oscura / Melisa Ortega

En Tlaxcala las poblaciones que retoman la veneración a la Virgen de la Candelaria son La Candelaria Teotlalpan, en el municipio de Totolac; Santa María Ixtulco, municipio de Tlaxcala y San Miguel Contla, del municipio de Santa Curz.

Orígenes

Dicha celebración se remonta hasta sus orígenes bíblicos, donde la tradición católica dicta que cada dos de febrero, cuarenta días después del nacimiento de Jesús, conmemora la Presentación del Niño en el templo, así como la purificación de la Virgen María.

>>>  Inauguran exposición "Caligrafía de la tierra", en el Museo Regional del INAH

El nombre, así como sus variantes tienen origen en Tenerife, una isla perteneciente a España donde obtuvo la derivación de candelero o candelas, que representan a la luz que guía el porvenir.

En varias partes del mundo se le conoce a esta misma fiesta con el nombre de  la Presentación del Señor, la Purificación de María, la Fiesta de la Luz y la Fiesta de las Candelas.

La fiesta surgió en medio Oriente y era denominada “el Encuentro”, cuya influencia se extendió hacia Occidente; cuando llegó a Roma durante el siglo VI la fe católica lo llevó a cada rincón donde ésta tenía influencia, hasta llegar a México.

En el país, se mezcló con las tradiciones prehispánicas que coincidieron con los primeros días del año en el Calendario Azteca, en los cuales se celebraban en honor al dios de la lluvia Tláloc, a la diosa del agua Chalchiuhtlicue y a Quetzalcóatl,a quienes ofrendaban maíz, dentro de las iglesias después de la conquista, para asegurar buenas cosechas.

Texto: Melisa Ortega   Fotos: ACA / Melisa Ortega