La boda real de Harry y Meghan Markle

20 de mayo de 2018 / Redacción

Windsor, Inglaterra.

Para pompa y glamour, el día de ayer se llevó a cabo la boda real del príncipe Enrique y su ahora esposa, la actriz estadunidense Meghan Markle. La ceremonia contó con una mezcla del antiguo ritual inglés con la cultura afroamericana.

Dicha unión de Enrique, que es el sexto en la línea de sucesión al trono británico, y Meghan, quién trajo modernidad y diversidad a la monarquía, es una actriz y divorciada, cuya madre es afroamericana y su padre es blanco.

La que fuera protagonista de una serie televisiva, llevó un largo vestido blanco y una tiara con diamantes, en el evento que contó con los miembros de la realeza, personalidades del espectáculo, además de una cobertura transmitida a través de diferentes medios y redes.

Durante la ceremonia, ella caminó hasta el centro de la capilla, construida en el siglo XV en el castillo de Windsor, posteriormente se encontró con el príncipe Carlos, el heredero al trono, y padre de Enrique, quién la llevó hasta su hijo.

Rosas blancas adornaron la capilla de San Jorge, las cuales eran las flores favoritas de la difunta madre de Enrique, la princesa Diana. En la escalinata de la capilla, la pareja se besó al salir a la luz del sol, frente a las multitudes que habían llegado de diferentes lugares para presenciar el espectáculo.

Posteriormente, el duque y la duquesa de Sussex, quienes fueron ungidos por la Reina Isabel, subieron a un carruaje para realizar un paseo por los alrededores del castillo de Windsor, donde fueron aclamados por los más de 100 mil asistentes.

>>>  Tlaxcala consigue dos medallas más de bronce en Nacionales Conade 2024

La característica principal fue que, a pesar de que la ceremonia concentró las tradiciones monárquicas cuya historia se remonta a 1066, tuvo un halo de modernidad que devino por parte de Markle y las costumbres de la cultura afroestadounidense.

Meghan, tres años mayor que Enrique y nacida Los Ángeles, no juró obediencia a su esposo y Enrique llevará un anillo de bodas, a diferencia de otros miembros de la realeza.

El obispo que los casó, Michael Bruce Curry, es un episcopalista negro estadunidense, quién pronunció un discurso nupcial basado en una cita del líder negro de los derechos civiles de Estados Unidos, Martin Luther King.

Entre los invitados, estuvieron presentes la tenista Serena Williams; el músico Elton John y su esposo; David y Victoria Beckham, George Clooney con su esposa, además de las ex novias de Enrique.

Quien estuvo ausente en la ceremonia fue el padre de Meghan, Thomas Markle de 73 años, que se había anunciado su ausencia durante los últimos días, debido  que se había sometido a una cirugía de corazón el miércoles.

Existen opiniones diferentes en cuanto a la boda de Meghan y Enrique, para algunos encarna una inclusión en la que la raza, los antecedentes y las reglas de las instituciones elitistas forjan un país moderno.

Pero, por otro lado, las encuestas apuntan a que la mayoría de los británicos no siguió la ceremonia, además de que se consideró una distracción de la ruptura del Brexit, que divide al Reino Unido.