Prepara José Luis Pérez Hernández “Güicho” taller de teatro experimental y contemporáneo.

Compartir
José Luis Pérez Hernández, actor profesional. Foto: Cámara Oscura // Jesús Alvarado Rodríguez

El Taller de Teatro Experimental y Contemporáneo a cargo de José Luis Pérez Hérnandez, plantea interrogantes sobre la teatralidad y los nuevos lenguajes que se están usando en otra partes del mundo.

“Lo que se busca con este taller es romper con las convenciones del teatro como regularmente lo conocemos, desde el proceso de creación de una obra hasta lo que el público llega a ver o percibir del trabajo. Esta forma de hacer teatro está casado con el arte contemporáneo, por eso es un taller abierto a múltiples disciplinas. Buscamos la participación de músicos, artistas plásticos, literatos y por supuesto gente de las artes escénicas” comenta José Luis.

Esta forma de la “no teatralidad” plantea métodos y sistemas en los que cualquier persona puede recopilar información y hacer una investigación sobre un tema específico, en este caso se busca profundizar en la comunidad, a través de tres ejes de trabajo; la ex fábrica de Apizaquito, el río que pasa a un costado de la fábrica y uno más, que podría ser sobre el CERESO o la fábrica de la famosa marca de bebidas gaseosas instalada en la región. Estos temas son los que inicialmente se propondrían, sin embargo, comenta José Luis, que queda abierta la posibilidad de conocer otras propuestas, según los intereses de cada participante.

José Luis es oriundo del municipio de Apizaco, Tlaxcala. En la imagen, posa para la foto frente a “La Maquinita”. Foto: Cámara Oscura // Jesús Alvarado Rodríguez

El propósito de este tipo de talleres es el de integrar nuevos lenguajes a la educación teatral en México, no solo en cuestión de procesos creativos, sino también con los espectadores: “Algo que pasa muy a menudo en el país, es que no acostumbramos ver arte contemporáneo” comenta José Luis.

En este contexto, el taller de teatro experimental adquiere un fuerte compromiso entre los creadores y la comunidad. Al respecto, Güicho expresa que “el trabajo que se estará desarrollando durante el taller va más allá del trabajo intelectual, y busca que el teatro esté conectado con el entorno, la realidad, la gente”.

Para José Luis el teatro experimental ha sido formador, para muestra de ello nos cuenta que en el año 2017, viajó al Festival Internacional de Teatro Experimental y Contemporáneo del Cairo, Egipto. En esa ocasión la obra con la que representó a México junto a otros compañeros en el país africano, fue “Máscara vs Cabellera”.

En el año 2017 José Luis parrticipó junto a otros compañeros en el Festival Internacional de Teatro Experimental y Contemporáneo del Cairo, Egipto. Foto: Cortesía de José Luis Pérez Hernández.

Máscara vs Cabellera es un trabajo teatral que retoma la figura emblemática de la lucha libre para hacer una crítica general de la sociedad mexicana. “Fue muy padre participar en este festival, de las cosas más interesantes fue el llevar un trabajo occidental al mundo árabe, un sitio culturalmente distinto a todo lo que conocemos aquí”.

La experiencia que le dejó este festival a Güicho tiene que ver con el poder reconocer similitudes entre las dos culturas; “Por un lado la cultura mesoamericana y del otro la egipcia, ambas grandiosas, ancestrales y de grandes pueblos, hoy convertidas en países con muchos problemas. En ese sentido es una enorme coincidencia que tras épocas de esplendor, hoy estas dos naciones estén sufriendo pobreza”.

“En esa ocasión, llevar al mundo árabe una obra con el emblema de la lucha libre fue algo novedoso, primero porque en Egipto no conocen la lucha libre y por otro lado, el discurso de la obra tocaba temas de rebeldía y crítica social. Ese discurso cayó muy bien en la gente de allá, porque justo hace no mucho en esa región se vivió un ambiente de revuelta y transformación de la vida política”.

Cuando le preguntamos ¿Qué tan complicado fue el asunto de la comunicación en el país árabe?, nos responde que “fue muy complicado, es un pueblo con un lenguaje muy distinto a cualquier otro que haya escuchado, eso me dejaba con pocas herramientas para entendernos. Sin embargo, encontré a varios árabes que hablaban muy bien el español, debido a los procesos de migración y la cercanía con España”.

Otra de las enseñanzas que le dejó la experiencia del festival y la cultura árabe, fue la de repensar el trabajo de los actores y en general de la industria cultural. Comenta que “la industria teatral en Egipto descuida muchísimo a los públicos integrados por niños y mujeres, por un tema político y cultural”. En ese sentido, lo que José Luis busca es integrar a esos públicos -también vulnerados en México- a los proyectos teatrales.

José Luis posa para la foto a un costado de la esfinge egipcia. Foto: Cortesía de José Luis Pérez Hernández.

Por último, Güicho está muy orgulloso de haber podido representar a México en ese festival, además se siente contento de poder llevar el teatro experimental a más aulas de aprendizaje en el país.

Texto y fotos: Jesús Alvarado Rodríguez // Imágenes de archivo cortesía de José Luis Pérez Hernández.

El taller de Teatro Experimental y Contemporáneo se estará llevando a cabo del 27 de agosto al 7 de septiembre del presente año, en el interior del Centro de las Artes de Tlaxcala, ubicado en la ex fábrica de Apizaquito.  Para mayores informes:

Contenido Relacionado

Compartir